sábado, 15 de mayo de 2010

ANATOMÍA, BIOLOGÍA Y ETOLOGÍA DE LOBEZNO

Recupero una entrada que se publicó ya hace un tiempo en la Ciencia de la Vida, para adaptarla al Museo y renovarla un poco, aunque los retoques con respecto a la original son mínimos. Se trata de la entrada que le dediqué a un personaje que tiene mucho de animal, a pesar de ser humano y que es uno de los más conocidos del Universo Marvel.

Dicen de él que 'es el mejor en lo que hace' y los que no lo conocéis de los cómics, lo conocéis del cine. Hablo de Lobezno, el mutante de las garras, uno de los integrantes más fieros e impredecibles de los X-men.

Lobezno es, para mi gusto, uno de los mejores y más interesantes personajes de cómics de todos los tiempos, así que hoy voy a hablaros un poquito de él.


Lobezno

Su nombre real, es James Howlet, aunque en el universo Marvel es más conocido como Logan. La historia de su despertar como mutante, que tanto tiempo había permanecido en secreto, la conocimos en la serie Orígen, donde se nos contó de forma magistral como un niño tímido y enfermizo termina por convertirse en uno de los asesinos más letales del mundo de los cómics. Algo así se intentó hacer en la película X-Men orígenes: Lobezno, donde no quedó tan bien, a pesar de tener un montón de escenas de acción impresionantes.

Viñeta del cómic Origen

Su nombre clave "Lobezno", a pesar de lo que nos pueda parecer en un principio, no hace referencia al lobo, "Canis lupus", aunque lobezno, significa "cachorro de lobo" o "lobo pequeño". Según Félix Rodríguez de la Fuente, los cachorros se llaman lobeznos hasta las 5 semanas, pasándose a llamar después lobatos (como mi apellido, jejeje). Sin embargo Logan ha bailado con lobos y se ha enfrentado a ellos más de una vez, como se puede ver en las imágenes anteriores.



El nombre clave Lobezno, se refiere a otro animal, el glotón, "Gulo gulo", cuyo nombre en inglés, si coincide con el nombre clave de nuestro héroe, Wolverine. El glotón es un mamífero carnívoro de la familia de los Mustélidos, bastante fiero, fuerte y solitario, que sigue y acecha sigilosamente a sus presas para atarcarles por sorpresa, aunque también puede alimentarse de carroña, huevos, larvas, insectos, bayas, granos...

Nuestro Lobezno, al igual que el glotón es un tipo solitario, muy fuerte y muy fiero, sin rival en la lucha cuerpo a cuerpo y con unos poderes que más de uno querría para si:


Gulo gulo

El poder más evidente son sus garras, tres enormes cuchillas cortantes y retractiles que le salen del dorso de cada una de sus manos, rasgando la piel cada vez que aparecen, según la voluntad de Logan. En el reino animal existe una familia de ranas (Arthroleptidae: Trichobatrachus sp. y Astylosternus sp.) que tiene la misma habilidad de sacar unas garras puntiagudas rasgando su piel (1, 2 y 3).


Trichobatrachus robustus


Lobezno sacando las garras.
(eso tiene que doler...)

Rana sacando sus garras


Detalle de las garras

Las garras de Lobezno, de aproximadamente unos 30 cm, son de hueso, aunque cuando las vemos, tanto en los cómics como en la película, tienen apariencia metálica; esto es porque todo el esqueleto de Lobezno, incluidas sus garras, está recubierto por adamantium, una aleación metálica ficticia y muy resistente que sólo existe en el universo Marvel. Logán fue sometido a este proceso de recubrir de adamantium su esqueleto cuando se encontraba en el proyecto Arma-X, que pudimos ver en la película X-Men Origins: Wolverine. El proceso habría sido mortal para cualquier otro mutante, pero Lobezno tiene otro poder que le evitó la muerte y que le ha salvado muchísimas veces: su factor curativo, del que hablaré más adelante. (Por cierto, las ranas de las que hablaba anteriormente también tienen la capacidad de regenerar su piel y de recuperarse de heridas graves).


Las garras de Lobezno

En los grandes carnívoros que tienen garras retráctiles es necesaria la contracción del flexor y el extensor del antebrazo para producir la extensión de la garra, utilizada sobre todo para efectuar la presa sobre las víctimas, suponemos que Logan tiene que utilizar también ambos músculos para sacar sus temibles garras. (si alguien quiere esas garras que mire aquí, o aquí para el que quiera hacerse unas).



Garras retráctiles de un carnívoro


Garras de Lobezno

En los cómics clásicos las garras de Lobezno salían del dorso de su mano, pero a raíz de la trilogía de películas sobre los X-men, muchos dibujantes empezaron a dibujarlas saliendo de entre sus nudillos, como en el cine.

Garras saliendo del dorso de la mano


Garras saliendo de entre los nudillos

El factor curativo (healing factor) consiste en la capacidad que tienen algunos héroes de cómics para recuperarse de héridas o enfermedades de una forma más o menos rápida. La rápidez con la que actua el factor curativo regenerando las células dañadas, depende de la gravedad del daño sufrido, cuanto más daño, más lento se recuperará. En el caso de Lobezno, esta habilidad hace que pueda regenerar sus piel cada vez que saca las garras, o le protege de adquirir multitud de enfermedades o de que le afecten los venenos (y tampoco se puede emborrachar) o es capaz incluso de regenerar algún miembro amputado.


Logan regenerando sus tejidos


La variante real del 'factor curativo' no es nada extraña para el Reino Animal, de hecho existen muchos ejemplos de regeneración de miembros amputados (y en humanos ya es un hecho 1 y 2). Ver también: Regeneración de tejidos en Equinodermos, Arácnidos, Planarias, Peces, Urodelos, Reptiles, y mínimamente en Aves y Mamíferos (pelo, plumas, cornamentas, piel...)

El factor curativo de Lobezno actuaría más o menos de la siguiente forma:

- Lesiones físicas: Cuando a Lobezno le hacen una herida, ésta rápidamente cicatriza y se cierra, como si no hubiese estado ahí antes; para que esto ocurra, todas las células alrededor de la herida, tienen que multiplicarse lo más rápido posible y todos los órganos, tejidos y piel rotos tendrían que entrar en un estado de 'hipermitosis' (no lo sabía, pero el termino 'hypermitosis' existe y por ejemplo he encontrado en el PubMed dos artículos que lo citan). Al producirse la herida, se liberarían algunas sustancias que indicarían a las células que tiene que compensar la perdida de estructuras. Las células estarían trabajando a velocidades increibles y sus orgánulos estarían a máximo rendimiento, mientras que su ADN se copiaría y se traduciría a velocidades enormes, por supuesto los mecanismos de corrección de errores tienen que ser muy efectivos. Al contrario que nos ocurre al resto de los mortales, a Lobezno no le queda cicatriz, debido a la perfección y rápidez con que se realiza todo este proceso. Como podemos ver en las imágenes siguientes, Logan logró sobrevivir incluso a la bomba atómica de Hiroshima.


Lobezno recuperándose de una explosión atómica


- Venenos, drogas, alcohol, toxinas...: Para eliminar todas estas sustancias nocivas, las células de Logan entran en el estado de activación del que hablábamos antes, haciendo que todos los procesos y reacciones celulares vayan a más velocidad. Las células entran en el estado de 'hipermitosis' para poder reemplazar todas las células que van muriendo por la tóxina o veneno de forma rápida, hasta que se consigue eliminarla del todo, momento en el que su cuerpo vuelve a su estado normal.

- Virus y bacterias: El sistema inmune de Logan, tiene que ser evidentemente más rápido en el reconocimiento de sustancias patógenas que el sistema inmunológico de una persona normal, aparte de este reconocimiento rápido, su modo de actuación también tiene que ser más efectivo, por lo que suponemos que la respuesta inmunitaria normal se encuentra multiplicada en el cuerpo de Lobezno, haciendo que proliferen rápidamente una gran cantidad de linfocitos, monocitos, macrófagos, anticuerpos... evidentemente habría que volver a citar 'la teoría de la hipermitosis' de la que hablabamos antes para poder explicar esta efectividad.

En las imágenes podéis ver como nuestro héroe arde y se queda solo en el esqueleto, pero poco a poco vuelve otra vez a regenerarse:




Lobezno, vivo a pesar de haber ardido casi al completo...

Parece ser que el factor curativo también actúa sobre la psique, ya que se encargó de actuar sobre su mente para suprimir los traumáticos recuerdos de su niñez durante muchos muchos años.

A pesar de todo esto, Lobezno no es inmortal. pero como resultado de su excelente factor de curación, su envejecimiento se ve considerablemente atenuado y sus cualidades físicas son las de un hombre de mediana edad en plena forma pese a contar con más de 100 años.

Si tenemos en cuenta el funcionamiento del factor curativo mediante hipermitosis celular, resultaría que Logan no debería ser tan longevo, sino todo lo contrario, debería haber muerto a los 30 o 40 años como resultado de sus rapidos ciclos celulares, victima de un envejecimiento celular prematuro, (como nos contó Wis_alien aquí en el Museo de la Ciencia que le debería ocurrir a Claire de la serie Héroes). En el caso de Lobezno debemos suponer que tiene unos mecanismos de reparación inmejorables, que corrigen los posibles fallos y mutaciones que se van produciendo en su ADN y que eliminan todas las moléculas oxidantes que pudieran provocarle el envejecimiento prematuro.


Dos versiones de Lobezno

Logan posee también sentidos superdesarrollados, más allá de los límites humanos. Su vista le permite localizar objetos a una distancia superior a la de los humanos normales. Lo mismo ocurre con sus sentido del oido. Su sentido del olfato es también superhumano y le permite reconocer a una persona por el olor aunque esté escondida. Logan suele utilizar estas habilidades para rastrear a sus objetivos con un alto grado de precisión.

Ya para ir terminando, cabe destacar que en el Universo Marvel, Lobezno y sus garras no están solos y podemos encontrar algunos personajes más con características parecidas como son Laura Kinney, alias X23, un clon hembra de Logan que hace el papel de hija adoptiva, Daken, alias Dark Wolverine, que es hijo de Logan y Lady Deathstrike, una ciborg con muy malas intenciones:


X-23



Lobezno luchando contra Daken


Lady Deathstrike

Como habéis podido comprobar Lobezno, es un personaje interesantísimo, tanto desde el punto de vista de los cómics y el cine, como desde el punto de vista biológico, y se ha ganado con creces las explicaciones que aquí se han dado sobre su anatomía (estructuras como las garras), biología (factor curativo e hipermitosis) y etología (comportamiento). Espero que hayáis disfrutado leyendo este post tanto como yo lo hice realizándolo, ya que el proceso de documentación ha sido largo, pero muy interesante, y para cerrar os dejo con algunas imágenes más del letal mutante, Lobezno:



Lobezno, el glotón


Lobezno realista


Lobezno contra un enorme T-rex

-------------------
Entrada revisada por Darkrosalina.

-------------------

-------------------
Entrada original en La Ciencia de la Vida: http://biogeocarlos.blogspot.com/2008/10/vietas-animales-iii-anatoma-biologa-y.html

Las nubes no son vapor de agua
Enamorarse: cuestión de química

3 comentarios:

José Luis dijo...

Qué análisis mas pormenorizado, gracias ;)

Damián Neri Osorio dijo...

No sabía lo de que el gobierno estadounidense ya estaba trabajando en este tipo de cosas. Buen post, Wolverine siempre ha sido mi héroe predilecto del Universo Marvel, antes no concebía jugar sin usarlo a él en los viejos videojuegos. Lo que aún no me explico es cómo puede quedar tan sólo en los huesos y regenerarse completamente. La conciencia de Wolverine entonces no estaría en su cerebro, sino en sus huesos recubiertos de adamantium.

Antonio Lopez dijo...

Yo tampoco entiendo como puede regenerarse a partir de su esqueleto de adamantium. Si sólo quedó el metal no hay células desde la que poder regenerarse...