Mostrando entradas con la etiqueta insectos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta insectos. Mostrar todas las entradas

viernes, 30 de septiembre de 2011

La hormiga samurái

Se cuenta entre los sabios que en la Tierra Oriental (東つ国) vivió una emperatriz llamada Ariko durante los Días Antiguos. Después de las nupcias con un joven noble de su hogar natal en el Imperio de Polyergia (悍蟻帝國), decidió que había llegado la hora de tener su propio reino y dirigió su mirada conquistadora al cercano Reino de Minamir (南王国).La Tierra Oriental durante los Días Antiguos

Tras penetrar de incógnito en el país y dirigirse a la capital, asesinó a su reina, se disfrazó con sus ropas y se proclamó como nueva soberana. Al principio, los súbditos de Minamir no querían reconocer a la intrusa como reina y trataron de derrocarla. Organizaron algunas escaramuzas que acabaron en fracaso y al final, el carisma y las dotes para el liderazgo de Ariko se vieron recompensadas con la eterna lealtad de sus habitantes que, en señal de gratitud, contribuyeron a formar un poderoso ejército de samuráis. La ambición de Ariko no conocía límites y no satisfecha con esta conquista, envió primero a exploradores y luego a su recién armado ejército a que hiciera incursiones en los reinos cercanos de Higashiel (東王国), Nishind (西王国) y Kitania (北王国) para asegurarse una fuente continua de esclavos y así contribuir a la expansión de sus nuevos dominios.

Esta historia, que bien desarrollada casi podría servir de argumento para alguna fantasía épica oriental, viene a ser, a grandes rasgos, el comportamiento de la hormiga samurái (Polyergus samurai), una de las cinco especies de hormigas esclavistas del género Polyergus, también denominadas hormigas amazonas.

Reina de Polyergus samuraiReina de Polyergus samurai. Detalle de la cabeza mostrando sus mandíbulas curvadas.

Todas las especies del género Polyergus son párasitos sociales obligados en los que el mantenimiento de sus colonias ―cuidado de la progenie y búsqueda de comida― depende enteramente de las obreras del género Formica con el que está emparentado. P. breviceps y P. lucidus se encuentran en Norteamérica, P. rufescens está distribuida por Norteamérica y Europa, P. nigerrimus se encuentra en Siberia Occidental y P. samurai se distribuye por Japón, el Este asiático y Siberia Oriental.

Las hembras son guerreras

M. Yano, el entomólogo japonés que en 1911 describió esta especie tendría sus razones para ponerle el nombre genérico de samurai a una hormiga cuya casta obrera son hembras —decir casta guerrera sería más exacto en este caso— que se dedican a hacer incursiones en hormigueros de la especie Formica japonica o F. hayashi para robarles la progenie. Exceptuando a Tomoe Gozen y algunos otros casos más, la historia japonesa no se caracteriza precisamente por la existencia de mujeres samuráionna-bugeisha (mujer guerrera o amazona, si se prefiere el término clásico) es el término que se suele utilizar en estos casos—, aunque sí hubo mujeres ninja, conocidas como kunoichi.

Las obreras miden entre 4 y 6 milímetros, mientras que la reina puede llegar a los 7 milímetros. Su cuerpo es de color marrón oscuro tirando a negro y posee unas mandíbulas largas y curvadas como dagas que únicamente les sirven para atacar.

Tras el vuelo nupcial, la reina de P. samurai penetra en una colonia de F. japonica o F. hayashi, mata a su reina con las mandíbulas y usurpa su puesto. Al detectar la invasión, algunas obreras huéspedes huyen del nido llevando las larvas y pupas con sus mandíbulas para ponerlas a salvo y otras atacan a la reina invasora; ésta, para defenderse, curva su gáster (parte del abdomen que queda detrás de la cintura) hacia las hormigas atacantes esparciendo un líquido incoloro y volátil hacia ellas. Tras este ataque, las obreras quedan paralizadas y luego mueren. Las obreras que huyeron del nido con la progenie regresan y el hormiguero poco a poco va recuperando la calma.

Para asegurarse el reconocimiento de la colonia parasitada, la reina de P. samurai obtiene ciertos hidratos de carbono de la cutícula de la reina huésped asesinada y, en ocasiones, también descansa sobre los restos de las obreras muertas. Otro mecanismo que se postula es que la larga exposición a la reina parásita puede modificar el patrón de reconocimiento de las hormigas obreras huéspedes. Se ha observado que la reinas de P. samurai no atacan a las de F. japonica en ausencia las obreras huéspedes, lo que sugiere que puede ser necesario un contacto con éstas para que la reina parásita muestre un comportamiento agresivo.

Polyergus samurai (arriba) y Formica japonica (abajo)Polyergus samurai (arriba) y Formica japonica (abajo).

A diferencia de la ferocidad con que ataca a la reina huésped, la reina de P. samurai no ataca a las obreras con sus mandíbulas, un comportamiento que contrasta con el resto de las especies de Polyergus en las que las reinas mantienen feroces combates con las obreras parasitadas. Quizás esto forme parte del particular bushi-dō (código del guerrero) de P. samurai: una agresión que no va acompañada de lucha física reduce el daño a la colonia y minimiza el número de bajas entre las obreras huéspedes. Otro comportamiento de P. samurai, también observado en P. breviceps y P. rufescens, es que las reinas flexionan su gáster continuamente tras atacar y matar a la reina huésped. Esto puede explicarse en términos de una secreción de alomonas o feromonas de propaganda a través de la glándula de Dufour que reduce la agresión por parte de las obreras al tener efectos repelentes o crear confusión entre ellas.

Cuando la colonia se convierte en una mezcla de obreras de Polyergus y obreras de Formica y éstas empiezan a morir progresivamente, las primeras hacen incursiones en hormigueros vecinos para seguir suministrando mano de obra esclava para el cuidado de la reina, los huevos y las larvas y la obtención de comida. Estas batidas tienen lugar después del mediodía durante los días soleados del verano, desde principios de junio hasta principios de septiembre, y pueden llegar a 50 durante la temporada. En primer lugar, una hormiga exploradora inspecciona el terreno en busca de colonias de F. japonica o F. hayashi. Luego regresa a su hormiguero, comunica a sus compañeras la disponibilidad de stock de coque y pronto se organiza una expedición de varios cientos de obreras al hormiguero objetivo. Es posible que la hormiga exploradora deje un rastro químico, aunque también puede que emplee la luz polarizada como medio para guiar la incursión. Sólo una pequeña parte de las obreras de P. samurai tienen la función de exploradoras y por comparación con estudios realizados en P. lucidus, probablemente sean los individuos más viejos de la colonia.

Dulosis

En el mundo de las hormigas, el comportamiento esclavista, parasitismo social basado en la captura de la progenie de otras especies de hormigas para emplearlas como mano de obra en el mantenimiento de la colonia, recibe el nombre de dulosis. De las aproximadamente 12.000 especies de hormigas que se conocen, tan sólo 50 son esclavistas. Este comportamiento ha evolucionado de forma independiente más de una decena de veces y se concentra fundamentalmente en dos subfamilias: los mirmicinos y los formicinos.

El origen del comportamiento esclavista ha sido motivo de debate durante más de un siglo y medio. En el capítulo VIII de El origen de las especies, Charles Darwin propuso que los ancestros de las hormigas esclavistas depredaban la progenie de colonias vecinas de otras especies. Algunas de las ninfas que se transportaron al hormiguero pudieron sobrevivir y eclosionaron como obreras adultas. Este esclavismo accidental pudo haber evolucionado a uno permanente debido a la ventaja selectiva que supone el trabajo de estas presas olvidadas.

No pretenderé conjeturar por qué grados se originó el instinto [esclavista] de Formica sanguinea. Pero, como las hormigas que no son esclavistas, se llevan las ninfas de otras especies si están esparcidas cerca de sus hormigueros, como lo he visto yo, es posible que estas ninfas, primitivamente almacenadas como comida, pudieron llegar a desarrollarse, y estas hormigas extrañas, criadas así involuntariamente, seguirían entonces sus propios instintos y harían el trabajo que pudiesen. Si su presencia resultó útil a la especie que las habla cogido —si era más ventajoso para esta especie capturar obreros que procrearlos—, la costumbre de recolectar ninfas, primitivamente para alimento, pudo por selección natural ser reforzada y hecha permanentemente para el muy diferente fin de criar esclavas. Una vez adquirido el instinto —aun cuando alcanzase un desarrollo menor que en nuestra F. sanguinea inglesa, que, como hemos visto, es menos ayudada por sus esclavas que la misma especie en Suiza—, la selección natural pudo aumentar y modificar el instinto —suponiendo siempre que todas las modificaciones fuesen útiles para la especie—, hasta que se formó una especie de hormiga, que depende tan abyectamente de sus esclavas, como Formica rufescens.

Aunque en la actualidad hay pocas pruebas para esta hipótesis.

Referencias

A new slave-making ant from Japan. M. Yano. 1911. Psyche 18, pp. 110-112.

Raiding behavior of the Japanese slave-making ant Polyergus samurai. Eisuke Hasegawa y Takeshi Yamaguchi. 1994. Insect. Soc. 41, pp. 279-289.

Scouting Behavior of the Japanese Slave-Making Ant, Polyergus samurai (Hymenoptera : Formicidae). Kotaro Tanaka y Jun-Ichi Kojima. 2001. Entomol. Sci. 4(3), pp. 307-313.

Host colony usurpation by the queen of the Japanese pirate ant, Polyergus samurai (hymenoptera: formicidae). Yousuke Tsuneoka 2007. J. Ethol.26(2), pp. 243-247.

Sociobiology of slave-making ants. Patrizia D'Ettorre y Jürgen Heinze. 2001. Acta Ethol. 3(2), pp. 67-82.


Vídeo corto que merece la pena ver
Infusión de perejil para depurar los riñones

jueves, 23 de septiembre de 2010

Los genomas de las hormigas Camponotus floridanus y Harpegnathos saltator

En el año 2008, el grupo de Danny Reinberg, profesor de bioquímica e investigador del Instituto Howard Hughes, comenzó el proyecto para secuenciar el genoma de la hormiga carpintera de Florida (Camponotus floridanus) y la hormiga saltadora de Jerdon (Harpegnathos saltator), al que se unió el grupo de Jürgen Liebig de la Escuela de las Ciencias de la Vida en la Universidad del Estado de Arizona, el grupo de Shelley L. Berger, del Departamento de Biología Celular y del Desarrollo en la Universidad de Pennsylvania, y el Instituto de Genómica de Beijing en Shenzhen (China).

Las pionerasLas pioneras. La hormiga carpintera de Florida (Camponotus floridanus, izquierda) y la hormiga saltadora de Jerdon (Harpegnathos saltator, derecha) han sido las primeras hormigas cuyo genoma se ha secuenciado. Fotografía de Alex Wild.

¿Por qué estas especies de hormigas?

La hormiga carpintera de Florida y la hormiga saltadora de Jerdon presentan grandes diferencias en su organización social, especialización en castas y flexibilidad de su comportamiento. La secuenciación del código genético estas especies de hormigas servirá para estudiar las bases del comportamiento social, la epigenética (es decir, los factores no genéticos que intervienen en el desarrollo de un organismo como, por ejemplo, mecanismos de regulación de la expresión de los genes debidos a diferencias en la alimentación y el medio ambiente) y el envejecimiento.

Camponotus floridanus

La hormiga carpintera de Florida vive en grandes colonias que pueden alcanzar unos 20.000 individuos en los que una única reina pone huevos. La reina puede vivir más de diez años y la colonia desaparece cuando ésta muere. Las obreras son de dos tipos y pueden vivir hasta dos años. Se diferencian por su tamaño (obreras mayores y obreras menores) y su conducta (las obreras mayores se encargan de la defensa de la colonia, mientras que las obreras menores buscan alimento), características establecidas únicamente por factores medioambientales.

Camponotus floridanusCamponotus floridanus. Obrera menor (izquierda) y obrera mayor (derecha). Fotografía de Alex Wild.

Se trata de una especie carroñera que puede buscar alimento en cualquier momento del día y deja una feromona de rastreo que marca el camino hasta las fuentes de alimento. Es extremadamente territorial, con un grado alto de reconocimiento entre los miembros de una misma colonia, y presenta una gran especialización en las tareas.

Harpegnathos saltator

La hormiga saltadora de Jerdon presenta una organización social y una división del trabajo más simple. La colonia puede alcanzar hasta 500 individuos y las diferencias morfológicas entre la reina y las obreras son menores. La reina puede llevar a vivir hasta cinco años y cuando muere, se produce una lucha sucesoria entre obreras que se convierten en reinas sustitutas (gamergates). Una obrera puede llegar a vivir dos años.

Harpegnathos saltatorHarpegnathos saltator. Obrera llevando un grillo paralizado que pesa varias veces más que la hormiga. Fotografía de Alex Wild.

Las obreras de esta especie atacan a sus presas (pequeños artrópodos) en solitario y durante el día. Esta hormiga es muy poco territorial, con un grado bajo de reconocimiento entre los individuos de una misma colonia, y presenta una especialización básica de las tareas.

Ambas especies de hormigas tienen microorganismos endosimbiontes en su sistema digestivo que les ayudan a digerir el alimento: Blochmannia floridanus en el caso de la hormiga carpintera de Florida y Rhizobiales en la hormiga saltadora de Jerdon. La presencia de Rhizobiales en esta especie de hormiga es algo totalmente inesperado, ya que esta bacteria suele estar presente en hormigas herbívoras que tienen una dieta pobre en nitrógeno y H. saltator es carnívora.

Peculiaridades de su genoma

El genoma de ambas especies ha sido secuenciado usando la técnica shotgun, basada en romper el genoma en fragmentos de un tamaño manejable, secuenciarlos y luego reconstruir el genoma entero (en función de los fragmentos que se solapan) por ordenador.

  • La hormiga carpintera de Florida tiene unos 240 millones de pares de bases y 17.064 genes, mientras que la hormiga saltadora de Jerdon tiene unos 330 millones de pares de bases y 18.564 genes. Estas hormigas comparten un tercio de los genes con el ser humano y dos tercios con los insectos.

    SimilitudesSimilitudes. Comparación de los genomas de la hormiga carpintera de Florida y la hormiga saltadora de Jerdon con el de otros insectos cuyo genoma ha sido secuenciado y el genoma humano.

  • Comparando ambos genomas con los de la abeja melífera (Apis mellifera) y la avispa parasitoide Nasonia, la mayoría de las familias de proteínas (5935) son comunes en estos cuatro himenópteros. También hay 690 familias que son exclusivas de estas dos hormigas. Por otra parte, la hormiga carpintera de Florida y la hormiga saltadora de Jerdon tienen, respectivamente, 3230 y 2617 familias de proteínas que no tienen ninguna homología con la de los otros dos himenópteros cuyo genoma ha sido secuenciado.

    Similitudes entre himenópterosSimilitudes entre himenópteros. Familias de proteínas que comparten los himenópteros.

  • Las secuencias repetidas de ADN constituyen un 15% del genoma de la hormiga carpintera de Florida y un 27% en la hormiga saltadora de Jerdon. Un 9,6% del genoma de la primera especie está formado por duplicaciones de segmentos de ADN y un 14,8% en el caso de la segunda especie.
  • En los genes exclusivos de estas hormigas abundan los relacionados con la detección de olores y la destoxificación.
  • Hay 96 genes de micro ARN en la hormiga carpintera de Florida y 159 en la hormiga saltadora de Jerdon. Entre otras funciones, estos genes están relacionados con la regulación del desarrollo. Por castas, las reinas sustitutas de la hormiga saltadora de Jerdon son las que expresan un repertorio más diverso. Las dos clases de obreras de la hormiga carpintera de Florida presentan diferencias de expresión el algunos tipos, lo que sugiere que su presencia o ausencia puede contribuir a las diferencias entre las castas.
  • El acortamiento de los telómeros de los cromosomas es un signo de envejecimiento en los organismos eucariotas y la telomerasa es una enzima que impide ese acortamiento. Los niveles de esta enzima disminuyen con la edad en ambas especies, aunque se observa una sobreexpresión en las reinas sustitutas de la hormiga saltadora de Jerdon (además de la capacidad para reproducirse, estas obreras ascendidas a la realeza adquieren otras características de las reinas como la mayor longevidad). Otros genes relacionados con la longevidad también se expresan en mayores niveles comparados con los de las obreras normales.
  • Los genes que codifican enzimas relacionadas con la regulación genética presentan una expresión diferencial en los cerebros de las reinas y las obreras de ambas especies. Los cambios en la expresión de algunos genes son los responsables en último término de las diferencias de forma y comportamiento en las castas de estas dos especies de hormiga.

Referencias

Genomic Comparison of the Ants Camponotus floridanus and Harpegnathos saltator. Roberto Bonasio, Guojie Zhang, Chaoyang Ye, Navdeep S. Mutti, Xiaodong Fang, Nan Qin, Greg Donahue, Pengcheng Yang, Qiye Li, Cai Li, Pei Zhang, Zhiyong Huang, Shelley L. Berger, Danny Reinberg, Jun Wang y Jürgen Liebig. 2010. Science 329, pp. 1068-1071.

Introducing Camponotus and Harpegnathos ants. Sección en la web del laboratorio de Danny Reinberg donde se esbozan las características de ambas especies de hormigas.

Camponotus floridanus. Genoma de la hormiga carpintera de Florida.

Harpegnathos saltator. Genoma de la hormiga saltadora de Jerdon.


Magia y cerebro o cómo Tamariz engaña a nuestras neuronas
Astrología falsada

El proyecto genoma de las hormigas

Mira a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos y sé sabio.(Proverbios 6:6)

Con 14.097 especies descritas (cifra de Antweb, 23 de septiembre de 2010), las hormigas son un grupo diverso de insectos que constituyen el elemento dominante en todos los ecosistemas, superando en biomasa a la mayoría de los demás grupos animales en los climas templados y tropicales. Como especies invasivas, son las que causan los daños económicos y ecológicos más cuantiosos.

Formas de las hormigas y filogenia
Formas de las hormigas y filogenia. A. Diversidad morfológica de las hormigas. B. Especies de hormigas cuyo genoma ha sido secuenciado o está secuenciándose y sus relaciones filogenéticas. 1. Hormiga saltadora de Jerdon (Harpegnathos saltator), 2. Hormiga argentina (Linepithema humile), 3. Hormiga carpintera de Florida (Camponotus floridanus), 4. Hormiga cosechadora roja (Pogonomyrmex barbatus), 5. Hormiga de fuego (Solenopsis invicta), 6. Tres especies de hormigas cultivadoras de hongos de los géneros Atta, Acromyrmex y Apterostigma.

La importancia de las hormigas

Las hormigas aparecieron a mediados del Cretático, hace entre 100 y 130 millones de años, y su éxito evolutivo y ecológico se debe en gran medida a su organización social y a la división del trabajo. Viven en colonias, algunas de las cuales puede superar el millón de individuos, formadas por una casta reproductora (una o varias reinas) cuya función es poner huevos y una casta trabajadora (obreras, que son hembras que no se reproducen) que se encarga del mantenimiento y la defensa de la colonia. En la mayoría de las especies de hormigas, ambas castas tienen el mismo genoma y las variaciones en la forma y el comportamiento vienen determinadas por factores medioambientales.

Cuando una reina se aparea y funda una colonia, los huevos dan lugar a obreras, pero cuando la colonia alcanza un determinado tamaño, el desarrollo de algunas larvas toma un camino diferente y se convierten en reinas vírgenes que abandonan el nido para aparearse y fundar nuevas colonias. Las reinas pueden vivir hasta diez veces más que las obreras y 500 veces más que los machos.

¿Por qué secuenciar el genoma de las hormigas?

Muchas especies de hormigas tienen un genoma de tamaño moderado (entre 200 y 600 millones de pares de bases), lo que hace posible secuenciar su código genético con relativa facilidad y, dado que desempeñan un papel fundamental en muchos nichos ecológicos, la secuenciación de su genoma permitirá estudiar las bases del comportamiento social, el envejecimiento, la diferenciación en castas de formas y comportamientos, así como descubrir nuevos compuestos antibacterianos y diseñar estrategias para combatir las invasiones, cuyo éxito depende en gran medida al poco grado de territorialidad entre miembros de la misma especie de colonias diferentes.

Proyectos en cursoProyectos en curso. Especies de hormigas cuyo genoma está siendo secuenciado y grupos de investigadores que lo realizan.

¿De qué hormigas se está secuenciando su genoma?

La hormiga carpintera de Florida (Camponotus floridanus) y la hormiga saltadora de Jerdon (Harpegnathos saltator) han sido las primeras hormigas cuyo genoma se ha secuenciado (estas especies presentan grandes diferencias en su organización social, especialización en castas y flexibilidad de su comportamiento) y los de otras cuatro especies están en curso:

  • La hormiga cosechadora roja (Pogonomyrmex barbatus) pertenece a uno de los géneros de hormigas mejor estudiados que incluye especies de importancia ecológica como granívoras en el continente americano. P. barbatus también sirve como modelo para investigar la división de castas porque algunas poblaciones tienen una base genética.
  • La hormiga cortadora de hojas (Atta cephalotes) forma las sociedades animales más grandes y complejas y su éxito se debe a una relación mutualista con un hongo que cultivan como alimento.
  • La hormiga de fuego (Solenopsis invicta) es nativa de Sudamérica y se ha convertido en una plaga en el sur de Estados Unidos, Australia, Filipinas, China y Taiwán.
  • La hormiga argentina (Linepithema humilde) es una especie nativa de Argentina, Uruguay y Paraguay que se ha establecido en casi todas las áreas de clima Mediterráneo del mundo. Como los individuos de colonias diferentes se toleran, pueden formar supercolonias que se extienden a lo largo de cientos de kilómetros.

Referencias

Ant genomics: strength and diversity in numbers. Christopher D. Smith, Christopher R. Smith, Ulrich Mueller y Jürgen Gadau. 2010. Mol. Ecol. 19(1), pp. 31-35.

Ant Genomics. Página web sobre genómica de hormigas.

Ant Genomes. Sección de Hymenoptera Genome Database dedicada a recopilar información sobre los genomas de hormigas que se van secuenciando.


Cómo funciona…la fibra óptica
Ilusión de movimiento inducido

sábado, 20 de marzo de 2010

Jutsus entomológicos

Hasta el menor de los insectos se defiende si piensa que van a atacarle. (Shino Aburame)

Introducción: Los insectos en la cultura japonesa

Japón es uno de los países en los que la relación entre los insectos y el ser humano es más estrecha como lo demuestran muchos aspectos de su cultura. Sin ir más lejos, el nombre antiguo de Japón es Akitsushima (蜻蛉島), la isla de las libélulas. Al ser un archipiélago alargado, Japón presenta diversas zonas climáticas con multitud de especies de plantas que hace que la diversidad de insectos sea muy elevada. El entomólogo japonés Shōjirō Asahina estima que hay unas 100.000 especies. Por comparación, un informe para el Ministerio de la Presidencia sobre diversidad animal realizado por Miguel Lizana Avia, investigador del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Salamanca, y José Luis Viejo, entomólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, estima que hay entre 46.000 y 48.000 especies de insectos en la Península Ibérica.

Desde los tiempos más remotos, los japoneses se han sentido fascinados en concreto por tres tipos de insectos: los cantores (cigarras, en verano, y grillos, en otoño), las libélulas y las luciérnagas. Así pues, no es de extrañar que en muchos manga (cómics japoneses) y anime (series de animación) las referencias a insectos sean bastante comunes e incluso se lleguen a usar como un recurso estilístico más: no hay nada mejor para representar el verano japonés que el canto de la cigarra minmin (Oncotympana maculaticollis, minminzemi, en japonés. El nombre en japonés proviene del sonido de su canto, que suena como miiin, miiin) y los amaneceres y atardeceres estivales con el «místico» canto de la cigarra higurashi (Tanna japonensis). Como curiosidad etimológica, la palabra japonesa higurashi también significa «de sol a sol».

El fenómeno Naruto

Naruto es un manga creado por el dibujante japonés Masashi Kishimoto. Empezó a publicarse en 1999 en la revista Weekly Shōnen Jump y su éxito dio pie a una versión animada que sigue bastante fielmente (dejando a un lado los capítulos de relleno) el manga. Resumida en pocas palabras, la historia narra las aventuras de un joven aprendiz de ninja y su sueño de convertirse algún día en el Hokage (jefe) de su villa. A lo largo de su entrenamiento, se enfrentará con innumerables personajes e irá puliendo su técnica con la ayuda de su maestro Jiraiya.

Naruto mirando a las (mus)arañasNaruto mirando a las (mus)arañas.

El planteamiento argumental (personaje con habilidades especiales que quiere ser X y durante su maduración se enfrenta a enemigos cada vez más fuertes) gusta mucho a los japoneses porque es una fábula sobre la perseverancia, el esfuerzo, el valor del sacrificio y el afán de superación —valores muy arraigados en la cultura japonesa— y bebe directamente de las fuentes de Dragon Ball, la obra más emblemática de Akira Toriyama. Y no son pocos los manga que se han inspirado en esta simple pero efectiva premisa: One Piece, Hunter X Hunter y ¡¡Amasando!! Japan son algunos que me vienen a la cabeza. La ventaja de este argumento es que partiendo de una base sencilla, se puede desarrollar la historia todo lo que se quiera (la última palabra la tienen las ventas) creando series kilométricas.

El mismo Kishimoto reconoce abiertamente que «Quería crear una obra maestra del estilo shōnen, como lo fue Dragon Ball... (Y viendo Naruto, ya sabéis qué fue lo que pasó conmigo)» (volumen 15 del manga) y «¡Tengo que conseguir que Naruto sea más entretenido todavía [que Dragon Ball]!» (volumen 24 del manga). Y vaya si lo ha conseguido: Naruto lleva publicándose más de diez años y cuando se ponen a la venta los volúmenes recopilatorios, alcanzan los primeros puestos tanto en Japón como en España. De España no tengo datos concretos, pero según Oricon, una empresa japonesa dedicada a la confección de listas de ventas, el último volumen de Naruto publicado en Japón (el 50) se estima que ha vendido 924.059 copias en dos semanas desde su puesta a la venta, sólo superado por el otro gran clásico del género shōnen (manga juvenil), el manga de piratas One Piece (volumen 57), con 2.004.793 copias.

Naruku y GokutoNaruku y Gokuto. Naruto y Goku, dos personajes de los manga que han marcado una época, reinterpretados por sus respectivos autores para conmemorar el décimo aniversario de la publicación de Naruto en The Premium Collaboration, una recopilación de ilustraciones en las que varios dibujantes japoneses realizan su particular versión de Naruto. A la izquierda, Naruto con el uniforme de combate de la escuela del Duende Tortuga sobre el dragón Shenron de Dragon Ball y a la derecha, un Goku prácticamente irreconocible como ninja de la Hoja sobre Gamabunta, el Jefe Sapo.

La versión animada también ha sido un éxito, aunque en España está pasando con más pena que gloria (en los canales «normales» de distribución), al menos, si se compara con lo que fue en su día Dragon Ball o Campeones, por ejemplo. A esto hay que añadir la censura de las primeras temporadas, que fueron traducidas del inglés y tenían cortes y «remezclas» hechos para que una serie que en Japón va dirigida a un público juvenil en Occidente se colara como una serie destinada al público infantil.

Dejando a un lado la historia y el fanatismo ciego que provoca en algunos aficionados (existe una palabra que los designa: Narutard, mezcla de Naruto y retard, «retraso/retrasado»), una de las cosas que más llama la atención de Naruto son sus referencias entomológicas, que reflejan esa relación tan especial que existe entre los japoneses y los insectos que he esbozado en la introducción, y precisamente sobre ello va esta «narutoentomofrikada divulgativa».

Ciempiés

Un gigantesco quilópodo escolopendromorfo sorprende a Naruto, Sasuke, Sakura y Kabuto durante una misión en el capítulo 61 del manga.

¿Y ese megabicho?«¿Y ese megabicho?» (Naruto dixit.)

Mukade (ciempiés) es también el nombre de uno de los esbirros de Sasori (escorpión), miembro de los Akatsuki.

Sasori escondido en la marioneta Hiruko«No me gusta esperar, ni tampoco hacer esperar.» Sasori escondido en la marioneta Hiruko, cuya forma recuerda a la de un escorpión.

Aunque no se trata de un insecto, los ciempiés también son artrópodos terrestres y la cultura japonesa tiene sentimientos encontrados frente a ellos. Por un lado, los considera beneficiosos porque devoran insectos y otras plagas; pero por otra parte, también los considera como animales peligrosos debido a su veneno. Los ciempiés secos se usaban como amuletos de buena suerte y debido a su fama como animal peligroso y a que jamás se da la vuelta —o se retira—, durante la era Sengoku o Siglo de las guerras (1467-1600), se empleó como elemento decorativo. Dos famosos guerreros japoneses, Shingen Takeda (1521-1573) y Kenshin Uesugi (1530-1578), usaron el ciempiés en sus estandartes.

Shino Aburame

Este ninja pertenece a los Aburame, un clan de la Villa Oculta de la Hoja que controla insectos. En el mismo momento en que nacen, los miembros de esta familia ninja permiten que los insectos aniden en su cuerpo y los utilizan después en los combates como arma secreta. A cambio de su ayuda en el campo de batalla, les ofrecen su propio chakra, un tipo de energía vital que se emplea para realizar técnicas ninja, como alimento en una especie de relación mutualista clásica al estilo de las hormigas del género Pseudomyrmex con las acacias (si sustituimos el chakra de los ninja por los cuerpos beltianos y el néctar extrafloral de las acacias, la función defensiva que cumplen ambos organismos es la misma). Además, se valen de las feromonas que producen las hembras de los insectos para marcar y localizar al enemigo.

MutualismoMutualismo. Shino Aburame (izquierda), un miembro de un clan ninja que emplea «técnicas entomológicas», mantiene con los «insectos parásito» una relación mutualista similar a la de las hormiga Pseudomyrmex ferruginea o Pseudomyrmex spinicola con las acacias (derecha). Imagen de Pseudomyrmex spinicola de Alex Wild.

Por cierto, el apellido del clan (油女) procede de un pez con un nombre científico muy friki: Hexagrammos otakii.

Técnicas (jutsus en la versión animada)

  • Insectos parásito (寄壊蟲, kikaichū)

    Los insectos salen del interior de Shino a través de cortes en la piel y atacan a su víctima en grupos, absorbiendo su chakra. Tomando literalmente el significado de los ideogramas, serían insectos () destructores/aniquiladores (滅) parásitos (生) aunque por la función que cumplen (no parasitan a los Aburame, sino que mantienen con ellos una relación en la que ambos salen beneficiados), deberían haberse llamado kyōkaichū (共壊蟲) o «insectos simbiontes», por insectos () destructores/aniquiladores (滅) simbiontes (生).

    En el caso de Pseudomyrmex, cuando otros insectos o herbívoros intentan alimentarse de las acacias, las hormigas se muestran muy agresivas, atacándolos y ahuyentándolos con mordiscos y aguijonazos; también dañan a otras plantas alrededor de las acacias en un radio entre 10 y 150 centímetros, librándolas de la competencia por la luz y los nutrientes. De hecho, las ramas que tocan las acacias son destruidas, lo que favorece el crecimiento de éstas. A cambio de la protección, las acacias obsequian a las hormigas con el néctar de los nectarios y los nutritivos cuerpos beltianos.

    Kikaichū!Kikaichū! Pseudomyrmex vive en el interior de unas espinas en la base de las hojas de las acacias y salen a través de unos agujeros. Una acacia puede servir de hogar a una colonia de hasta 20.000 hormigas. Imagen de Alex Wild.

  • Técnica de entomomultiplicación (蟲分身の術, mushibunshin no jutsu)

    Se trata de una técnica de multiplicación pero en vez de recurrir a copias, son los propios insectos los que crean un doble (o clon) de la persona. Es una técnica básica de los clanes que controlan insectos, aunque la forma de ejecutarse difiere según la familia (los Kamizuru, por ejemplo, otro clan que controla insectos, emplean cera de abejas en su lugar).

  • Técnica de entomoinvocación (蟲寄せの術, mushiyose no jutsu)

    Como su propio nombre indica, es una técnica que permite atraer y convocar insectos en caso de necesidad. Podemos asumir el chakra de los Aburame también funciona como feromona de agregación o incluye algún tipo de compuesto que realiza esa función.

    Mushiyose no jutsu!Mushiyose no jutsu! La liberación de una feromona de agregación provoca que el zapatero (Pyrrhocoris apterus) se reúna en grupos de varios cientos de individuos en diferentes fases de desarrollo. Imagen de Wolfgang Seifarth para la portada del volumen 25(14) de 2006 de The EMBO Journal.

  • Técnica de la entomobarrera (蟲壁の術, mushikabe no jutsu)

    Los insectos crean un escudo que protege de los ataques a los que están en su interior. Una técnica parecida a la que emplea la abeja gigante (Apis dorsata) cuando se acerca un depredador (avispa).

    Mushikabe no jutsu!Mushikabe no jutsu! Apis dorsata es una especie distribuida por el Sudeste asiático que forma nidos abiertos semicirculares suspendidos en ramas de árboles, rocas o edificios en los que miles de abejas se sitúan unas encima de otras en varias capas en torno a un panal central para crear una colmena viviente. Imagen de Projekt Apis dorsata.

  • Técnica secreta. Entomobola (秘術・蟲玉, hijutsu·mushidama)

    Un enjambre de insectos cubren al adversario y le impiden moverse. Los casos de «entomobola» más espectaculares que podemos ver en la naturaleza son los de las abejas japonesas (A. cerana japonica) y las abejas chipriotas (A. mellifera cypria) cuando se enfrentan a las avispas pero a diferencia de las primeras, donde el incauto avispón muere cocido y asfixiado, y las segundas, donde muere asfixiado, los insectos parásito absorben el chakra de su víctima.

    Hijutsu. Mushidama!Hijutsu. Mushidama! La entomobola que forma Apis cerana japonica para defenderse de las avispas. Imagen de la Wikipedia.

Kuroari

Es una de las marionetas de Kankurō, un ninja de la Villa Oculta de la Arena. Significa hormiga negra.

Kidōmaru

Es un miembro de los Cuatro del Sonido que Orochimaru envía para que le traigan a Sasuke y emplearlo como recipiente para su transmigración. Viene a ser la versión ninja de Spiderman y también emplea «técnicas arácnidas». Tiene tres pares de brazos (!) y como los esbirros de Orochimaru marcados por su sello, atraviesa por varias transformaciones; en la fase 2 se parece bastante más a una araña.

Kidōmaru«El destino de los personajes de relleno es morir los primeros». Un Kidōmaru enfadado en la fase 2 dispuesto a ponerle las cosas difíciles a Neji.

En la mitología japonesa hay dos referencias a arañas. Una es Jorōgumo, una araña monstruosa representación de la mujer fatal. Existen varias tradiciones y leyendas al respecto, pero una del período Edo (1603-1868) la describe como una hermosa mujer que atrae a los hombres hacia una cabaña donde los distrae tocando la biwa y aprovecha el momento en el que están embelesados para inmovilizarlos con su hilo y devorarlos. La otra es Tsuchigumo, una araña monstruosa que se menciona en Heike Monogatari (Cantar de Heike, poema épico del siglo XIV) y Tsuchigumozōshi (El cuento de Tsuchigumo, una pintura en rollo del siglo XIV). En esta última obra se narra cómo el guerrero Minamoto no Yorimitsu (948-1021) se enfrenta y derrota a una araña antropófaga gigante. Se la describe como una entidad sobrenatural que vive en una madriguera bajo tierra y atrapa a sus presas con su hilo. Además, también puede adoptar la apariencia de una hermosa mujer o un monje.

Técnicas

  • Técnica del hechicero (口寄せの術, kuchiyose no jutsu)

    Esta técnica le permite invocar una araña gigante que lanza otras más pequeñas para que inmovilicen al enemigo envolviéndole en un capullo del mismo modo que hacen las arañas de verdad cuando atrapan una presa.

  • Técnica oculta. Tela de araña (忍法・蜘蛛縛り, ninpō·kumoshibari)

    Como cualquier araña, Kidōmaru segrega también su propio hilo de seda, aunque al mezclarlo con su chakra le confiere unas características especiales que lo hacen irrompible. En el caso de las arañas reales, la extraordinaria resistencia y flexibilidad de sus telas se debe a su estructura química. La seda es una proteína compuesta principalmente por los aminoácidos glicina, alanina y serina y es básicamente similar a la seda de los insectos. La seda se fabrica en estado líquido y se polimeriza y endurece al salir del cuerpo, pero no por exposición al aire sino cuando la araña la estira con sus patas traseras. Esto provoca un cambio de conformación en la proteína que da lugar a una fibra de estructura compleja e intrincada que es casi tan fuerte como el nailon y el doble de elástica. Esa elasticidad se consigue gracias a las cadenas de glicinia, que forman una estructura helicoidal (una forma que recuerda a una escalera de caracol) desordenada y laxa que se estira al tirar de ella, y su rigidez y fuerza se debe a las cadenas ordenadas de alanina que forman hojas β antiparalelas (un tipo de estructura en la que los aminoácidos de una proteína se disponen formando una especie de planos el direcciones opuestas) unidas entre sí por puentes de hidrógeno, actuando como «ladrillos» que se distribuyen a lo largo de la proteína. Las propiedades estructurales de los diferentes tipos de seda varían con la composición y alineación de esas cadenas de aminoácidos.

    En palabras del biólogo y divulgador británico Colin Tudge (La variedad de la vida. Crítica, 2001), «una camisa tejida con seda de araña sería a prueba de balas. Pero también sería tan elástica que la bala la estiraría a su paso por el cuerpo —y saber que la camisa no se ha estropeado no sería mucho consuelo».

    Ninpō. Kumoshibari!Ninpō. Kumoshibari! De arriba a abajo y de izquierda a derecha: tela orbicular de los araneidos, tetragnátidos y ulobóridos, tela triangular de Hyptiotes, tela simple de Miagrammopes, tela en embudo de Agelena, hebra con una gota pegajosa de la araña boleadora Mastophora y la «red» de la araña gladiadora Deinopis

  • Técnica oculta. Escupitajo pegajoso (忍法・蜘蛛粘吐, ninpō·kumonento) y Técnica oculta. Flor de telarañas (忍法・蜘蛛巣花, ninpō·kumosōka)

    Se basan en lanzar una tela de araña contra el adversario para inmovilizarle. Unas técnicas similares a la de Spiderman con la diferencia de que las telas las lanza por la boca en vez de por la muñeca y que tiene una contrapartida casi real en los escitódidos, una familia de arañas que —literalmente— escupen una tela pegajosa mezclada con veneno.

    Ninpō. Kumonento!Ninpō. Kumonento! Scytodes thoracica escupiendo su tela venenosa y pegajosa. Imagen de Fritz Geller-Grimm.

  • Técnica oculta. Red de telarañas (忍法・蜘蛛巣域, ninpō·kumosōiki)

    Esta técnica le permite saber a Kidōmaru si se acerca el enemigo gracias a las vibraciones que le transmiten una red de hilos desplegados por los alrededores, un mecanismo similar al que emplean algunas arañas tramperas de la familia Lifístidos.

    Ninpō. Kumosōiki!Ninpō. Kumosōiki! Liphistius malayanus es una especie protegida de lifístido de Malasia que construye una madriguera y la cierra con una trampilla. Es capaz de detectar a las presas gracias a una red radial de hilos de seda que parten de la madriguera. Imagen de Amir Ridhwan.

  • Técnica oculta. Apertura de la telaraña (忍法・蜘蛛巣開, ninpō·kumosōkai)

    Kidōmaru prepara una bola de seda y la lanza a modo de red para atrapar a sus adversarios. Esa técnica tiene su contrapartida real en las arañas gladiadoras del género Deinopis.

    Ninpō. Kumosōkai!Ninpō. Kumosōkai! Deinopis construye su red de seda cribelada, un tipo de seda que no es pegajosa, sino que está formada por fibras enmarañadas que recuerdan al velcro. Imagen de Nimpitja.

Clan Fūma

En uno de los numerosos arcos argumentales que se incluyen en el relleno (unos 84 capítulos de la versión animada que no siguen el argumento del manga y que temporalmente se sitúan entre los tomos 27 y 28 del mismo), Naruto, Sakura y Jiraiya viajan al País del Arrozal en busca de la Villa Oculta del Sonido, la guarida de Orochimaru donde creen que se encuentra Sasuke, y se encuentran con los Fūma, un clan ninja venido a menos y dividido entre los que apoyan a Orochimaru porque creen que su poder les ayudará a restaurar la gloria pasada del clan y los que ven a Orochimaru como una amenaza y que simplemente los está empleando como peones sacrificables para la consecución de sus ambiciones.

Miembros del clan FūmaAquellos maravillosos años. Kagerō (izquierda), Kamikiri (centro) y Jigumo (derecha), tres ninja del clan Fūma que confían en que el poder de Orochimaru volverá a situar al clan en la primera división de la liga ninja.

Kagerō

Es un ninja cuyo nombre significa «efímera» (como el insecto) y hace honor a eso de que la belleza se encuentra en el interior. Bajo la apariencia de un personaje jorobado se oculta una bella mujer. Eso sí, esa técnica de transformación sólo puede emplearla una vez en la vida y como último recurso.

Técnicas
  • Técnica oculta. Fosa de la hormiga león (忍法・アリジコクの術, ninpō·arijigoku no jutsu)

    Se trata de una técnica terrestre que crea un foso en el suelo que arrastra todo lo que encuentra a su alrededor, con Kagerō en el fondo lanzando kunai. Algo parecido a lo que hace una larva de hormiga león, que espera en el fondo de la fosa que ha construido mientra lanza granos de arena para que la infortunada víctima (hormigas, sobre todo) que ha caído en su trampa se deslice hasta el fondo para devorarla.

    Ninpō. Arijigoku no jutsu!Ninpō. Arijigoku no jutsu! Lo que queda de una hormiga después del banquete de luna larva de hormiga león. Imagen de Christian Fischer.

  • Técnica oculta de la efímera (カゲロウ忍法・うたかた, kagerō ninpō·utakata)

    Es una técnica que se emplea como último recurso ya que agota completamente su chakra, ocasionándole la muerte. Una metáfora de la vida de la efímera, que después de pasar varios años en estado de larva, solo vive como adulto varias horas, el tiempo justo para reproducirse y poner huevos. El nombre de la técnica en japonés juega con los conceptos de kagerō (efímera/nombre del personaje) y utakata (fugaz, efímero).

    Kagerō ninpō. Utakata!Kagerō ninpō. Utakata! Ephemera danica tiene una vida larvaria de dos años. Imagen de Luc Viatour.

Kamikiri

El nombre del personaje da pie a tres posibles interpretaciones: 髪切り (cortapelos), 紙切り (cortapapeles) y カミキリムシ (kamikiri-mushi, escarabajo longicornio). Evidentemente, por el arma que lleva, parecida a una tijera, el significado tiene más que ver con cortar que con un escarabajo cerambícido. Pero ahí queda el parecido.

Jigumo

Jigumo viene a ser una secuela del spiderninja Kidōmaru, ya que también emplea técnicas arácnidas. Su nombre hace referencia a la araña Atypus karschi. Esta araña vive en un saco de un centímetro de diámetro y unos diez centímetros de longitud y cuando un insecto lo toca, la araña lo atrapa y se lo lleva dentro para devorarlo. Precisamente, Jigumo lleva simbólicamente en la espalda un saco parecido.

Técnicas
  • Técnica de reverberación (うつせみの術, utsusemi no jutsu)

    Proyecta su voz de forma que no puede identificarse su lugar de procedencia. Utsusemi es el nombre que recibe la carcasa vacía que quedan las larvas de las cigarras cuando mudan a la fase adulta. También se emplea para referirse a las personas que viven en este mundo.

  • Técnica oculta. Viento de arañas (忍法・風蜘蛛, ninpō·kazegumo)

    Emplea arañas para localizar a los adversarios. Éstas se dispersan dejándose llevar por el viento utilizando un hilo de seda a modo de parapente. En el mundo real, las arañas utilizan un mecanismo similar para dispersarse.

    Ninpō. Kazegumo! Dos machos de la araña Erigone listos para marcharse con viento fresco. Imagen del Rothamsted Research.

Gorgojo rastreador (微香虫, bikōchū)

En otro de los arcos argumentales de los capítulos de relleno, Naruto sigue empeñado en encontrar a Sasuke y Shino sugiere que se podría usar un insecto (虫) que es capaz de rastrear trazas de olores (微香). Sin embargo, se trata de una especie que se cree extinguida, con un ciclo de vida muy peculiar: pone los huevos una vez cada pocos años al día siguiente de un día de lluvia. Cuando la larva nace, no tarda mucho en sufrir la metamorfosis y emerger como adulto. Si durante ese instante se le expone a un olor, por muy débil que éste sea, puede rastrearlo hasta llegar a su origen. Y da la casualidad de que es el año y el período de puesta. Así que Naruto, Shino, Kiba y Hinata salen en su búsqueda, ignorando que los miembros del clan Kamizuru tienen el mismo propósito.

Parecidos razonablesParecidos razonables. El gorgojo rastreador de Naruto (izquierda) y un gorgojo real (derecha).

A la hora de diseñar el bikōchū, los dibujantes se inspiraron claramente en un gorgojo, aunque se tomaron algunas libertades. Mientras el insecto real tiene los receptores olfativos en las antenas y la trompa está rematada por las mandíbulas, en el gorgojo rastreador, la trompa recuerda a la de un elefante.

Si hubiera que ponerle un nombre científico, me inclinaría por Rhynchorastrum microolor (rhynchos=hocico, morro, rastrum=rastro, micro=muy pequeño, olor=olor).

Gorgojo elefante (微香虫もどき, bikōchū-modoki)

Bikōchū-modoki significa parecido a bikōchū. En realidad, se trata de una especie similar, aunque mucho más grande y más feroz, que Naruto confunde con el insecto que están buscando. Debido a su tamaño y a los sonidos que emite, resulta tentador llamarlo gorgojo elefante (con permiso, claro está, de Orthorhinus cylindrirostris). Como nombre científico de este gorgojo elefante ficticio, yo me inclinaría por Rhynchorastroideus elephas (oideus=parecido a, elephas=elefante).


Gorgojo elefanteGorgojo elefante. Cuando se le toca la trompa se pone extremadamente furioso e incluso puede llegar a devorar a una persona.

Cucaracha

Un insecto omnipresente, aunque Naruto lo confunde con el gorgojo rastreador. Aunque las cucarachas están más emparentadas con las mantis y las termitas (de hecho, la investigación más reciente considera que las termitas son cucarachas sociales), hay gente que las considera escarabajos. La confusión parece estar bastante arraigada popularmente ya que, por ejemplo, el nombre vulgar de Blatella germanica en catalán es «escarbat de cuina» (escarabajo de cocina). Sin meterme demasiado en cuestiones de claves de identificación, las principales diferencias entre las cucarachas y los escarabajos es que en los segundos, los élitros (par de alas que se ha endurecido) no se solapan y carecen de cercos abdominales.

Cucaracha«No sabía que esos bichos fueran gorgojos rastreadores.» (Naruto dixit.)

Escarabajo rinoceronte

Uno de los insectos más emblemáticos de Japón, el kabutomushi o escarabajo rinoceronte, también tiene un cameo en este arco que podría titularse Naruto en busca del gorgojo rastreador perdido.

Escarabajo rinoceronte«¿¡Cuál es la diferencia!? ¿Es que todos los bichos no son iguales?» ¡Dattebayo! (¡Ya te digo!)

La especie que sostiene en sus manos Naruto, y que confunde con el gorgojo rastreador haciendo gala de sus nulos conocimientos entomológicos, bien pudiera estar inspirada en Trypoxylus dichotoma.

Clan Kamizuru

Los Kamizuru son un clan ninja de la Villa Oculta de la Roca, en el País de la Tierra, que controla insectos. Hace mucho tiempo llegaron a ser tan famosos y renombrados como los Aburame. Pero entraron en decadencia y ahora casi nadie se acuerda de ellos.

El clan KamizuruNinja apicultores. Jibachi (arriba, izquierda), Kurobachi (abajo, izquierda) y Suzumebachi (derecha). En la imagen de la derecha, estado en que se quedaron al conocer la cultura entomológica de Naruto.

En los tiempos del abuelo de Shino, los ninja de la Roca trataron de invadir la Villa Oculta de la Hoja. Como avanzadilla de la incursión iba el clan Kamizuru. Su plan consistía en liberar un enjambre de abejas en la villa para crear confusión y así facilitar las operaciones al grueso del ejército. Sin embargo, los Aburame descubrieron la estrategia y los interceptaron en el Bosque del Oeste. La batalla acabó con la victoria del clan de Shino y ese triunfo logró fortalecer la posición de los Aburame en la Villa Oculta de la Hoja. Como contrapartida, debilitó la influencia de los Kamizuru en la Villa Oculta de la Roca. Ahora, su única baza para la restauración del clan depende de encontrar un rollo secreto con técnicas entomológicas prohibidas que escondió el abuelo de Suzumebachi y para ello necesitan al gorgojo rastreador.

Los Kamizuru controlan abejas y avispas y sus nombres también hacen referencia a estos himenópteros: avispa (Suzumebachi), Vespula flaviceps (Jibachi) y la superfamilia Proctotrupoideos (Kurobachi), una variedad de avispas parasitoides.

Técnicas

  • Técnica del hechicero (口寄せの術, kuchiyose no jutsu)

    Esta técnica permite invocar una abeja reina gigante.

  • Técnica de entomomultiplicación (蟲分身の術, mushibunshin no jutsu)

    Una técnica similar a la de los Aburame, pero usando cera en vez de insectos.

  • Técnica oculta. Miel de abejas (忍法・蜂蜜の術, ninpō·hachimitsu no jutsu)

    Un enjambre de abejas ataca al adversario y lo inmoviliza con un tipo especial de miel con propiedades adhesivas. Aunque no es un himenóptero, la termita australiana Nasutitermes exitiosus emplea una técnica similar. Los soldados se caracterizan por tener una cabeza con forma de porrón con una glándula frontal especialmente desarrollada que produce sustancias químicas pegajosas e irritantes cuando se les molesta. Entre los compuestos químicos que incluyen esta secreción —que también funciona como feromona de alarma— figuran monoterpenos como el α-pineno, el β-pineno y el limoneno, que hacen las veces de sustancias irritantes, y terpenoides como los trinervitenos y los kempanos, responsables de que la secreción sea pegajosa.

    Ninpō. Hachimitsu no jutsu!Ninpō. Hachimitsu no jutsu! Por su forma, los soldados de Nasutitermes exitiosus recuerdan a unidades móviles de artillería que lanzan chorros de una sustancia viscosa y pegajosa a una distancia que puede superar varias veces su longitud y que es muy efectiva frente a hormigas, arañas, ciempiés y otros artrópodos.

  • Técnica de los mil aguijonazos (蜂千本の術, hachisenbon no jutsu)

    Un enjambre de abejas dispara una miríada de alfileres envenenados que neutralizan al enemigo. La versión casi real la podemos encontrar en las «abejas asesinas» (abejas africanizadas).

    En 1956, el entomólgo brasileño Warwick Kerr introdujo abejas reina africanas (A. mellifera scutellata) en Brasil para mejorar la calidad de la abeja europea. Se pensaba que la especie tropical se adaptaría mejor. En 1957, 26 reinas africanas y sus respectivos enjambres se escaparon y se extendieron por todo el continente americano hasta Estados Unidos, hibridándose con la especie europea. La abeja africanizada tiene características de la especie africana, incluida la de que las reinas nacen un día antes que la de las abejas europeas, lo que explica su rápido avance. Más agresivas que las abejas europeas, consituyen una seria amenaza para las poblaciones y el ganado.

    Hachisenbon no jutsu!Hachisenbon no jutsu! Las abejas africanizadas son muy agresivas y atacan rápida y persistentemente, pudiendo perseguir a la víctima e infligirle cientos de picaduras. Imagen de la Wikipedia.

  • Técnica de las bombas de abejas (蜂爆弾の術, hachibakudan no jutsu)

    Un enjambre de abejas-bomba son lanzadas contra el enemigo. La contrapartida real vendrían a ser los escarabajos bombarderos de los géneros Brachinus (Norteamérica) y Stenaptinus y Pheropsophus (África y Sudamérica), que rechazan a sus posibles depredadores bombardeándolos con productos químicos venenosos a altas temperaturas. Las sustancias químicas descargadas por estos escarabajos carábidos son 1,4-benzoquinonas, compuestos bastante irritantes incluso en frío. Esta sustancia no es exclusiva de los escarabajos. Otros artrópodos han desarrollado independientemente la habilidad para producirla y entre ellos se encuentran milpiés, tijeretas, termitas, saltamontes y cucarachas. Lo más impresionante de los escarabajos bombarderos es que no almacenan estas benzoquinonas como tal en glándulas, sino que las producen por una reacción explosiva en el momento de la expulsión. El escarabajo no sufre quemaduras porque las benzoquinonas sólo están presentes durante un instante en su cuerpo.

    Hachibakudan no jutsu!Hachibakudan no jutsu! El escarabajo bombardero es un modelo clásico del estudio de las defensas químicas en insectos. Moviendo el extremo del abdomen, el escarabajo puede lanzar su chorro en cualquier dirección con notable precisión. Imagen de Thomas Eisner y Daniel J. Aneshansley. 1999. Spray aiming in the bombardier beetle: Photographic evidence. Proc. Natl. Acac. Sci. USA 96(17), pp. 9705-9709.

El concepto de hachi en japonés es un poco ambiguo ya que se emplea como denominación general para las abejas y avispas (quizá el término más cercano sería algo así como «abespas») y de hecho, los himenópteros que emplean los Kamizuru tienen algo de abejas (producen cera y miel) y también algo de avispas (su aspecto).

AbespasLas «abespas» de los Kamizuru. Tienen aspecto de avispas, pero se comportan como abejas.

Referencias

Naruto. Manga en castellano editado por Glénat y serie de animación.

秘伝闘の書キャラクターオフィシャルデータBOOK (Hiden Tō no sho. Naruto Character Official Data Book). Shueisha, 2005.

Coevolution of Mutualism Between Ants and Acacias in Central America. Daniel H. Janzen. 1966. Evolution 20(3), pp. 249-275.

Social Waves in Giant Honeybees Repel Hornets. Gerald Kastberger, Evelyn Schmelzer e Ilse Kranner. 2008. PLoS ONE 3(9), e3141.

Heat and carbon dioxide generated by honeybees jointly act to kill hornets. Michio Sugahara y Fumio Sakamoto. 2009. Naturwissenschaften 96 (9), pp. 1133-1136.

Smothered to death: hornets asphyxiated by honeybees. Alexandros Papachristoforou, Agnès Rortais, Georgia Zafeiridou, George Theophilidis, Lionel Garnery, Andreas Thrasyvoulou y Gérard Arnold. 2007. Curr. Biol. 17, pp. R795-R796.

Predatory behavior of spitting spiders (Araneae, Scytodidae) and the evolution of prey wrapping. Cole Gilbert y Linda S. Rayor. 1985. J . Arachnol. 13, pp. 231-241.

Secret Weapons: Defenses of Insects, Spiders, Scorpions, and Other Many-Legged Creatures. Thomas Eisner, Maria Eisner y Melody Siegler. Harvard University Press, 2005.


¿Sabes cómo encontrar los planetas en el cielo?
¿Sabes cual es el precio de ser invisible?

viernes, 10 de octubre de 2008

LA ESFINGE DE LA MUERTE

Hace unas semanas una compañera me preguntó, en un correo electrónico, si yo sabía qué clase de 'bicho' era el que había encontrado en su casa. Me adjuntó un par de fotos, que tras descargar a mi ordenador, pasé a mirar para ver que de que animal se trataba.
Las fotos eran bastante buenas y esclarecedoras y nada más verlas supe que nos encontrábamos ante una esfinge de la muerte, o más comunmente llamada esfinge de la calavera; unas polillas fácilmente reconocibles por la coloración que presentan en el dorso de su tórax, que a ojos de los seres humanos se parece a una calavera o un cráneo; de ahí su nombre. El nombre científico de este insecto Lepidóptero es Acherontia atropos, y su significado también tiene que ver con el dibujillo de su espalda. Atropos era el nombre de una de las tres Moiras de la mitología griega, la cuál, según ésta, elegía el mecanismo de la muerte y terminaba con la vida de cada mortal cortando la "hebra" que los ataba a la vida con sus tijeras. Existen otras especies del mismo género Acherontia y también tienen nombres relacionados con la muerte: A. stix, que hace referencia a la laguna Estigia, y A. lachesis, que hace referencia a otra de las tres Moiras, la que decidía la duración de la vida correspondiente a cada persona.

Debido al dichoso dibujillo dorsal y al significado de sus nombres, estas curiosas polillas de hábitos nocturnos, no han gozado precisamente de muy buena fama entre los supersticiosos seres humanos que no tardaron mucho en relacionar a dichos animales con la muerte y con la mala suerte. El ejemplo más popular de esta asociación de ideas es la utilización de la imagen de la Acherontia en el cartel de la película El silencio de los corderos. (Por cierto la calavera de la polilla del cartel de ésta película se basa en una fotografía artística del polifacético Salvador Dalí). (Ver imagen a mayor resolución aquí).

Es un animal que cae mal, e incluso que puede llegar a dar miedo, pero la pobre polilla no tiene la culpa de nada, simplemente tiene un dibujito en la espalda que a nosotros nos recuerda a una calavera, pero nada más, ni es venenosa, ni pica, ni muerde, ni trae mala suerte, ni nada de nada. Se limita a vivir tranquilamente su corta vida como adulto, alimentándose de savia y flores, (e incluso de miel, infiltrándose en las colmenas sin que las abejas le ataquen, puesto que puede permanecer "químicamente invisible" a ellas, por imitación de olores y feromonas), hasta que copulan, realizan la puesta y después mueren.
Por cierto, ¿qué les parece la siguiente fotografía de esta simpática oruga?


¿A qué es un bichito precioso, con unos colores llamativos y brillantes muy bonitos?

Seguramente que esto sea lo que piensen muchas de las personas que se asustan de nuestra amiga polilla. Pues hay que decir que esta graciosa oruguita, no es más que la larva de la Acherontia atropos, es decir que son el mismo animal. La oruga sale del huevo con el único proposito de alimentarse lo más rápido posible, para crecer y crecer y crecer, y cuando alcanza el tamaño apropiado, se entierra formando la pupa, una curiosa estructura que permitirá a este insecto realizar una increible metamorfosis para transformarse en un adulto alado, con un curioso dibujito en forma de calavera en el tórax.

Hay mucha gente supersticisa que asocia ideas absurdas de mala suerte y muerte a animales, como gatos, lechuzas, búhos, sapos, serpientes, polillas, murciélagos, cuervos... ¡Qué culpa tendrán las pobres criaturitas de cruzarse en las vidas de los, muchas veces, irracionales seres humanos! (Un buen post sobre el origen de las supersticiones, aquí).
Seguramente que ellos son los que piensan que cruzarse con un humano da mala pata, porque lo que les espera son gritos, pisotones, pedradas, patadas...

En conclusión, que tenemos que ir dejando de asociar estás ideas que nada tienen que ver con algunos animales, que no nos van a traer ni buena ni mala suerte, ni nos van a presagiar la muerte, ni enfermedades, ni nos van a molestar, si no somos nosotros los que les molestemos primero. Simplemente son parte de las cadenas y redes tróficas, parte fundamental de los ecosistemas y que están ahí ocupando el lugar que les corresponde, alimentándose de algunos seres vivos y sirviendo de alimento para otros.

Así que si os encontráis con alguna de estas polillas o con su larva y no sabéis que hacer, leed este interesante post de Planeta insecto y veréis lo fácil e instructivo que resulta observar el ciclo de vida de estos Lepidópteros, de forma totalmente respetuosa con ellos.

Hoy me ha tocado defender a la esfinge de la calavera y espero que haya servido para que empecemos a olvidarnos de todos esos miedos irracionales y supersticiones, que muchas más veces de las que queremos, condicionan nuestras vidas. Proximamente más.


ACTUALIZACIÓN 10-10-2008, 23:21. Podéis ver más artrópodos con 'caritas' a sus espaldas en estas dos magistrales entradas del amigo Jesús en Entomoblog: Artrópodos con mucha cara y Una de cangrejos, por favor.