domingo, 9 de mayo de 2010

El manga como medio educativo

El manga es, junto con la animación y los videojuegos, uno de los tres pilares fundamentales del ocio y el entretenimiento japonés y un producto cultural que se ha exportado a todo el mundo. Básicamente, no deja de ser una versión de la típica historieta, cómic o tebeo, un relato que se cuenta usando una combinación de dibujos y palabras, a la que se han añadido elementos y recursos estilísticos propios de la cultura japonesa para dar lugar a una entidad propia y diferenciada.

Meitantei Conan Kagaku Trick BookMeitantei Conan Kagaku Trick Book. En Trucos científicos del detective Conan, el protagonista del popular manga de Gōshō Aoyama explica los principios científicos en los que se basan algunos de sus casos.

Introducción

Quizá lo que lo hace el manga tan atractivo para el público occidental es su fuerza expresiva, el carisma de sus personajes y la existencia de géneros que están ausentes o han sido muy poco tratados en el cómic occidental. Aunque suele ser el trabajo individual de un dibujante, cuando la historia se dirige a un público adulto, la obra suele ser realizada conjuntamente por un dibujante y un guionista, experto en el tema que se va a desarrollar. A grandes rasgos, el manga se puede dividir según el lector objetivo o su temática.

Desde el punto de vista del público al que va dirigido, el manga se clasifica según el sexo y la edad del lector. Existe una clara distinción entre el «manga masculino» y el «manga femenino» basada en los temas y en la forma de tratarlos y también se puede distinguir entre manga infantil, manga juvenil y manga adulto (que no es necesariamente sinónimo de manga erótico o pornográfico). El manga juvenil se puede dividir, a su vez, en shōnen (destinado a público masculino entre 9 y 15 años) y young (público masculino entre 15 y 20 años), que tiene su réplica casi especular en los géneros femeninos shōjo y young josei. Por otra parte, el manga adulto puede ser seinen (público masculino) o josei (público femenino).

En cuanto a su temática, el manga aborda prácticamente todos los géneros habidos y por haber, desde clásicos y universales como el amor y la aventura, hasta el deporte, la gastronomía y la pornografía pasando por el misterio, la ciencia ficción, el terror, la historia, el costumbrismo, el humor y la parodia. Por lo general, el manga destinado al público masculino da mayor importancia a la acción, mientras que el manga para el público femenino se concentra más en los sentimientos.

Manga educativo

El manga educativo aprovecha los recursos expresivos del medio para entretener a los lectores y, al mismo tiempo, proporcionales información precisa, facilitando la comprensión de temas y términos difíciles de entender. Se trata de un género con una larga trayectoria que ha permitido acercar el manga al público general al mismo tiempo que contribuía a la popularización del conocimiento en ámbitos tan dispares como la historia, la ciencia, la economía o la religión. En su origen, estaba dirigido a niños como un sustituto de los libros, aunque el éxito de Manga Nihon keizai nyūmon («Introducción a la economía japonesa a través del manga»), obra de Shōtarō Ishinomori publicada en 1986 que explica de una forma sencilla y comprensible los entresijos de la economía japonesa, originó un floreciente mercado de obras para un público adulto.

El manga y la popularización de la cienciaEl manga y la popularización de la ciencia. La serie Manga de wakaru («Entender a través del manga») de Ohmsha, editorial especializada en libros de ciencia e ingeniería, ha editado numerosos títulos entre los que figuran la biología molecular (izquierda) y la teoría de la relatividad (centro). Derecha: En tono más friki y con estética moe, la editorial PHP ha publicado Nekomimi shōjo no ryōshiron («Teoría cuántica de la chica con orejas de gato»).

Moyashimon

Para hablar de las posibilidades del manga educativo, Satsuki Murakami y Mio Bryce, del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad de Macquarie (Australia), se han centrado en Moyashimon: Tales of Agriculture, obra de Masayuki Ishikawa que empezó a publicarse en la revista Evening de la editorial Kodansha en 2004 y que entra dentro de la categoría de manga seinen.

Portada del volumen 7Portada del volumen 7. El volumen 7 de Moyashimon está dedicado a la fabricación de miso (pasta de soja fermentada) y salsa de soja.

Tuve la oportunidad de leer el primer volumen de este «agromanga» hace unos dos años, gracias a mi amigo y compañero traductor Marc Bernabé, que lo había leído para hacer su reseña (que he copiado vilmente más abajo para resumir la historia) en su imprescindible —para los que tenemos interés en el manga, ya sea como trabajo o como afición— Mangaland, y me encantó por su carácter divulgativo en lo referente a la microbiología aplicada y a la biotecnología (las propias bacterias, dibujadas como unos encantadores bichitos cabezones, se encargan de explicar los procesos de fermentación y de elaboración de bebidas alcohólicas):

El argumento va de un par de chavales de provincias que entran como estudiantes a una universidad Agrícola de Tokio. Tadayasu Sawaki es hijo de una familia de tanekōji-ya (un negocio que consiste en cultivar todo tipo de levaduras y bacterias que se usarán luego en la confección de productos tan básicos para la cocina japonesa como el miso o la salsa de soja, o bebidas alcohólicas como el sake, el shōchū o el mirin). En esa región, a los tanekōji-ya se los llama moyashimon (moyashi son «brotes de soja» y mon sería algo como el sufijo «-ero», así que sería algo como «brotedesojeros»), y de ahí viene el título del manga. La gracia es que Sawaki es capaz, desde muy pequeño, de ver bacterias y todo tipo de microorganismos sin necesidad de microscopio. Su amigo de la infancia, con el que entra a la Universidad Agrícola de Tokio, es Kei Yūki, hijo de una familia de fabricantes de sake.

Cuando ambos entran a la universidad, acaban en el seminario del excéntrico profesor Keizō Itsuki, conocido de los padres de ambos y gran estudioso del proceso de la fermentación.

La habilidad de Sawaki de ver a simple vista las bacterias y microorganismos le permite detectar, por ejemplo, qué tipo de sustancia es la que tiene delante o cuándo una comida está intoxicada sólo con ver las bacterias que la pueblan. El autor detalla al margen, con comentarios jocosos, el nombre común y científico de estas bacterias y da una indicación de su «carácter». Por ejemplo, «Acetobacter aceti: se tranquiliza cuando cristaliza» o «Aspergillus oryzae: Se cree que puede hacer casi de todo».

En cualquier caso, la historia se estructura en torno a la acción de las bacterias o microorganismos que ocurren alrededor del seminario del profesor Itsuki, formado por Sawaki y Yūki, la guapa y fuerte de carácter estudiante Haruka Hasegawa, los «frikis» redomados Kaoru Misato y Takuma Kawahama y la también nueva Hazuki Oikawa. A destacar por ejemplo el episodio de cuando Misato y Kawahama intentan hacer sake ilegalmente, a escondidas de todo el mundo, pero se les fastidia el invento cuando sufren una invasión de lactobacilos que estropean el sake; o el episodio del conato de intoxicación alimentaria por curry de los nuevos estudiantes de la universidad, un desastre que Sawaki logra evitar en el último momento gracias a que «ve» en el curry unas bacterias que no deberían estar allí.

Uno de los «atractivos» de Moyashimon es la encantadora forma la que están caracterizados los microorganismos (rechonchos, cabezones y con grandes ojos que les dan un aspecto «encantador»), perfecta para crear toda una línea de merchandising en la estética de GIANT microbes.

Peluches de los microorganismos de MoyashimonPeluches de los microorganismos de Moyashimon. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Aspergillus oryzae, Penicillium chrysogenum, Cladosporium trichoides y Lactobacillus yogurti.

El éxito de este manga ha dado pie a una versión animada de 11 capítulos que se emitió en el año 200, a una serie de imagen real que empezará a emitirse en julio de este año, a un videojuego para la Nintendo DS e incluso a un aumento en las matriculaciones universitarias relacionadas con la agricultura.

Murakami y Bryce empiezan explicando que la facilidad que tiene el manga educativo de hacer comprensibles temas complicados se debe a que es un híbrido compuesto de texto e imágenes y se apoyan en la teoría de la doble codificación de Allan Paivio que sugiere que los textos híbridos permiten una comprensión y un entendimiento más eficiente. Un manga se tarda en leer menos tiempo y genera una impresión más profunda que los libros de texto convencionales. Luego, se centran en el formalismo estilístico, buscando similitudes de la estructura narrativa de los capítulos con el rakugo, un arte escénico japonés basada en monólogos cómicos. Del mismo modo que el actor del rakugo entretiene al público contando historias, introduciéndolos en un mundo imaginario y devolvéndolos a la realidad con el ochi (giro o golpe de efecto humorístico al final de una historia de rakugo), Moyashimon introduce al lector en el mundo de los microorganismos mientras le proporciona información técnica rigurosa de una manera divertida y fácilmente comprensible.

Crónica de los Tres Reinos (bacterianos)Crónica de los Tres Reinos (bacterianos). En una parodia del famoso relato chino Crónica de los Tres Reinos, Aspergillus sojae pretende hacerse con el control de la flora intestinal.

Referencias

Manga as an Educational Medium
Satsuki Murakami y Mio Bryce. 2009. The International Journal of the Humanities, 7(10), pp.47-56. (PDF)

¿Qué es la teoría de la relatividad?
Ilusionismo y psicología, ¿Cómo se relacionan?

7 comentarios:

Carlos Lobato dijo...

Muy buena Jesús! Y muchas gracias por el enlace. ;) Moyashimon fue todo un descubrimiento por mi parte. De hecho en el presente curso, uno de sus capítulos me sirvió de introducción al tema de los microorganismos para mis alumnos de 1º de ESO.

Por cierto, el párrafo que hay debajo del segundo grupo de imágenes se corta y no se puede leer al completo. ;)

Un saludo! ;)

Sergio Paredes dijo...

¡¡Muy interesante!!¿Sabes si hay alguno de estos títulos traducido al castellano?

Saludos

Sergio

Jesús dijo...

Carlos: Gracias. Tengo que reconocer que entre Marc, tú y Manuel me habéis simplificado bastante la tarea, así que tenía que enlazaros de alguna forma. :P Solucionado lo de la imagen.

De momento no se ha licenciado ninguno de esos mangas y soy bastante pesimista sobre la posibilidad de que llegaran a España. Ojalá se editara Moyashimon, aunque el lector medio de manga en España prefiere porrazos y jutsus a microorganismos.

Héctor dijo...

Buena entrada Jesús ; )

José Luis dijo...

Muy bueno, Jesús.

Javier dijo...

Ediciones Gondo ha publicado La guía Manga de Física y La Guía Manga de la Electrónica, os animo a visitar su página web.

Javier dijo...

Ediciones Gondo ha publicado la Guía Manga de Física y La Guía Manga de Electrónica, se trat de la traducción de la famosa colección de Ohmsha.
Te animo a ir a tu librería habitual a echarle un vistazo.