domingo, 27 de septiembre de 2009

Ilusión de movimiento inducido

Entrada ya publicada en psicoteca.

“Sentada en el asiento del tren Susan miraba por la ventanilla. No había mucho que ver, ya que otro tren situado en la vía de al lado no dejaba apreciar más que otro vagón visto desde el exterior. Nada de vistas, lo cual hubiera sido deseable dada la larga espera que Susan tenía que soportar hasta que el tren se pusiera en marcha. Debían de quedar por lo menos 15 minutos más, que después de los 15 que ya llevaban parados y de una dura jornada de trabajo, se hacían demasiado largos.

De pronto y sin previo aviso se escuchó un pitido y Susan vio como el tren en el que ella se encontraba comenzaba a moverse. “¡Vaya, parece que finalmente no tendré que esperar esos 15 minutos!”, se dijo a sí misma.



Pero pronto se dio cuenta de que todo había sido una ilusión. El tren que realmente se estaba moviendo era el que estaba justo al lado del suyo, no en el que ella se encontraba. Parece que la percepción le había jugado una mala pasada…”

Hay veces en que creemos estar percibiendo algo, pero realmente eso que percibimos no es real, sino sólo una ilusión. Este es el caso de las ilusiones de movimiento, en las que percibimos que un objeto se mueve cuando realmente no se está moviendo. Es lo que se conoce como ilusión de movimiento.

¿Qué es la ilusión de movimiento inducido?
Es una ilusión de movimiento en la que se percibe que un objeto se mueve cuando realmente no es así, y se produce gracias al movimiento de otro objeto cercano, generalmente más grande que el anterior, que induce la sensación de que el primero se está moviendo.

El ejemplo de los trenes es bastante ilustrativo. ¿A quién no le ha pasado creer que su tren se movía cuando realmente era el tren de al lado? El hecho de que el otro tren se pueda mover también, puede llevarnos a tener la sensación de que los que nos movemos somos nosotros. Esto es la ilusión de movimiento inducido.

Haz la prueba
El efecto se puede producir poniendo un pequeño punto negro sobre la pantalla del televisor de casa. Luego nada como un buen partido de fútbol, en el que la pantalla suele moverse de lo lindo. En ocasiones el punto parecerá moverse debido a que el fondo de mueve.

Otros ejemplos
Otro ejemplo que puede ocurrirles a algunas personas, puede ser el de dos coches muy próximos cuando la vista está fija en el coche que nos precede, y éste se mueve muy despacio hacia delante. Puede darnos la sensación de que nuestro coche se mueve hacia atrás despacio por no haber pisado bien el freno.

Aunque sin duda el ejemplo lo he visto de forma más espectacular en el túnel giratorio. Una ilusión que puede verse en PortAventura, aunque solamente durante la época en que el parque está tematizado para Halloween. Como está a punto de llegar la temporada de Halloween, me ha parecido buen momento para subir esta entrada. Si alguien tenía pensado ir al parque, podrá ver la ilusión por sí mismo. Se encuentra en una atracción que se conoce con el nombre de Psycho Circus. Está situada justo al lado de la Estampida, en la “ciudad” de Pennitence, en el lejano oeste. Tiene forma de atracción pero se parece bastante a un castillo del terror, ya que lo que uno ha de hacer es recorrer a pie el interior.

El caso es que en un punto de dicha atracción hay un túnel giratorio que está bastante oscuro. Las paredes del túnel giran en un sentido continuamente. El color de las paredes del túnel es el negro, pero con pequeñas lucecitas de colores por toda la pared que permiten a uno advertir que aquello gira claramente.

El túnel se atraviesa por una pasarela elevada un poco del suelo, hecha de metal. ¿Qué efecto se produce? Por una parte nos puede costar mantener el equilibrio, ya que las referencias externas se mueven y usamos nuestra visión entre otras cosas, para mantenernos de pie. Al moverse todo el túnel en una determinada dirección, a uno le cuesta no agarrarse a la barandilla para no caerse o no inclinarse.

El otro efecto que se produce, es que la pasarela por la que uno camina parece moverse en la dirección contraria a la del giro del túnel, lo cual además aumenta la sensación de que te vas a caer.

Resumiendo, que la pasarela por la que uno camina parece moverse, pero no es así. Además uno pierde el equilibrio con facilidad.

La verdad es que no sé si todavía estará este túnel como yo lo encontré, ya que yo estuve hace igual tres años. Pero me imagino que ahí seguirá. Si tenéis ganas de ir a comprobarlo ya sabéis. Eso sí, os tocará esperar cola seguramente, y sobre todo siendo Halloween. Por si se os ocurre ir por allí os comento un par de experiencias que se pueden hacer en el túnel.

Haz la prueba
Una de las claves para que se produzca la ilusión es dónde se mira. La ilusión se produce cuando miramos de frente, como al caminar normalmente para intentar pasar el túnel. ¿Cómo desaparece la ilusión? Mirando al suelo, fijándonos solamente en el suelo de metal por donde caminamos. Mágicamente el puentecito dejará de moverse.

Otra cosa que podemos hacer si el de detrás no nos pisa los talones es parar unos segundos y observar cómo el puente no va a ninguna parte, sino que simplemente se queda quieto.

No sé si os haréis una idea de cómo es el “túnel oscuro giratorio con la pasarela de metal” a partir de mis explicaciones, pero si lo veis estoy seguro de que lo reconoceréis, o eso espero ;)
Fuente de la imagen Wikipedia

¿Cómo nos movemos en ausencia de gravedad?
¿Dónde está el fotón?

2 comentarios:

alex dijo...

La atracción que comentas de PortAventura sigue estando, solo que ahora se llama Horror en Penitence, y se entra por enfrente el cementerio.

Héctor dijo...

Ok, muchas gracias por la información Alex ;)