lunes, 28 de septiembre de 2009

En qué Consiste la Vacuna Contra el Sida RV-144

El Jueves de la semana pasada por fin aparecieron los resultados del ensayo RV-144. Hacía unos meses que se habían abierto las claves¹ y muchos esperábamos ver si se obtendría protección y cual sería su porcentaje.

Dada la escasa relación entre ciencia y medios de comunicación, parece que los distintos candidatos vacunales frente al sida aparecen de repente un día, salta su fracaso a la palestra, y la opinión pública se queja de no tener una cura todavía. Vamos a ahondar un poquito en la vacuna para ver que esto no es así.

Hoy, como en su día hablamos del candidato español, vamos a ver en que consiste el ensayo RV-144.

¿Qué se esconde tras las siglas RV-144?

RV-144 es un ensayo clínico en Fase III² supervisado y financiado por e Ministerio Thailandés de Salud Pública, el Instituto estadounidense de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y el Ejército de los Estados Unidos.

Una de las peculiaridades del ensayo es que en él no se prueba una única vacuna, sino la combinación de dos formulaciones vacunales que fracasaron hasta Fase II². Dichas vacunas son Alvax-HIV y AIDSvax.

Alvax-HIV se desarrolló en los laboratorios Sanofi-Pasteur. Consiste en un poxvirus (canarypox) que lleva los genes de la envuelta de HIV del aislado B/E, así como los genes Gag-Pol que codifican la retrotranscriptasa y la integrasa del virus.

AIDSvax fue desarrollada por la farmacéutica estadounidense VaxGen y consiste en la proteína de la envuelta gp120 también del aislado B/E, producida de forma sintética y combinada con alum como adyuvante.

¿Porqué se ha obtenido una protección en torno al 30% con la combinación de dos vacunas que no funcionaron?

No pretendo contestar a esta pregunta porque aún se está estudiando la respuesta, pero sí puedo deciros por donde van los tiros.

Para ello es fundamental pensar qué necesitamos para que una vacuna frente al VIH sea efectiva.

Necesitamos una vacuna que induzca anticuerpos neutralizantes ya que dichos anticuerpos van a bloquear la entrada del virus. A su vez necesitamos que se induzca una respuesta celular para eliminar las células infectadas y así evitar la dispersión del virus en el organismo de una persona infectada.

Las vacunas basadas en proteínas son geniales inductoras de anticuerpos. VaxGen eligió la gp120 ya que la mayoría de anticuerpos neutralizantes encontrados en pacientes infectados de HIV se dirigían contra esta proteína. Es una vacuna dirigida a producir anticuerpos neutralizantes.

Los canarypox son virus incapaces de replicar en células humanas, pero sí pueden infectarlas. Al infectarlas expresan sus genes y producen sus respectivas proteínas. Al incorporarle genes de HIV, también producirán proteínas de HIV, por lo que el sistema inmune puede reconocerlas y guardar en su memoria contra qué luchar en el futuro. Cuando las proteínas se expresan de forma intracelular se estimula fundamentalmente la respuesta celular, generando lo que se llaman linfocitos T citotóxicos. Estos linfocitos serán los encargados de destruir las células infectadas por HIV en el contexto de la infección, disminuyendo así la dispersión del virus.

La unión de ambas estrategias es lo que se piensa que ha logrado inducir cierto grado de protección y puede explicar su fracaso por separado.

¿Que hacemos ahora con sólo un 30% de protección?

Para empezar no es “sólo un 30%” es la demostración de que una vacuna contra el sida puede ser posible. Me pierdo un poco con los desarrollos matemáticos, pero si alguien lo quiere buscar hay un artículo de Kegeles y Strauss del 2006 dónde discuten como una eficacia del 20-30% podria disminuir el número de casos de transmision de VIH ya que al controlar la infeccion disminuiria la carga viral. Sólo un 30% puede empezar a servir como herramienta de control.

Para terminar, esta vacuna da esperanzas a las vacunas basadas en poxvirus, como el MVA-B. No vamos por el mal camino. No ha sido un tropiezo como sucedió con los Adenovirus (ya hablaremos del ensayo de Adeno5), esto va para adelante.

Notas:

1.Los ensayos clínicos son “doble ciegos” es decir, ni el médico que trata al paciente, ni el mismo paciente sabe si pertenece a un grupo vacunado o placebo. Así se protegen de manipulación datos. Abrir las claves es decodificar el ensayo, rompiendo el doble ciego.

2. Todo fármaco y/o vacuna debe pasar hasta llegar a comercializarse distintos ensayos que comprenden al menos, 2 ensayos preclínicos en distintos modelos animales, y 3 fases en humano, siendo la Fase III la última.

3.Por si alguien quiere leer más:

-Información de la HIV vaccine Trial Network

-Norman.L.Letvin “Progress and Obstacles in the developement of an HIV vaccine” Nat.Rev.Imm. December 2006.

Quede claro que esta entrada no habría sido lo que es sin la inestimable ayuda del Dr.Jose Luis Nájera, investigador del CSIC que trabaja en vacunas contra el VIH.

Entrada publicada también en Sonicando.com


Unas uvitas al microondas
El secreto de la senadora Amidala

1 comentario:

Leonardo dijo...

Muchas gracias por la explicacion bien detallada, en una semana tengo una exposicion relacionada al tema y me va a servir de ayuda esta informacion incluyendo la de los links,gracias.