viernes, 16 de noviembre de 2007

Efecto Barnum y otras historias para no dormir

¿Alguna vez habéis leído vuestro horóscopo? A veces parece que acierta, ¿verdad? ¿Funcionará o no funcionará? ¿De verdad se pueden hacer predicciones en la vida usando la astrología?
Yo no os voy a contestar a esta pregunta, pero lo que sí voy a hacer es daros una explicación alternativa. A veces es cierto que puede parecer que el horóscopo “acierta”. Pero nos puede parecer que acierta por otro motivo. Por el efecto Barnum.
¿Qué es el efecto Barnum? Al leer ciertas frases que describen aspectos de la personalidad que son comunes a cualquier persona, es muy posible que los tomemos como propios. Así, estas frases causarán el efecto en mucha gente de asumirlas como propias con facilidad, y dar la apariencia de que quien las dijo acertó de lleno al hablar sobre nosotros. Esto es el efecto Barnum. En este video
se hace una demostración excelente de este efecto.
Podéis probar a hacer vosotr@s algo parecido. Haced uso de vuestra imaginación.

La astrología no es lo único que tiene explicaciones alternativas a las que nos ofrecen quienes sacan dinero de aplicar estos métodos pseudocientíficos. El mismo autor de este video nos habla de cómo algunos fenómenos de nuestro tiempo como “el poder mental de algunas personas” pueden encontrar explicación en el ilusionismo y la prestigitación. Aquí tenemos un video muy ilustrativo sobre el tema.

Y es que eso es lo que tiene la ciencia. Que es un buen método para acercarse mejor a la realidad, para poder así buscar explicaciones y utilidad de nuestro conocimiento. Muchas veces se pone en duda que el experimento sea importante para la ciencia. ¿Por qué no hacer caso a lo que nos enseñó el abuelo de este señor y ya está? Esto es lo que proponen muchos a la vez que proclaman su disciplina como una ciencia. Estos dos videos (es uno en 2 partes) nos van ayudar a comprender la importancia que tienen los experimentos en ciencia. Aquí está la parte primera y aquí la segunda.

La conclusión que podemos sacar es muy clara. Nos pueden engañar intencionadamente con ánimo de lucro, con fantasías y cosas que nos prometen y no son ciertas. Además de los engaños intencionados que quieran hacernos para sacarnos el dinero, puede incluso que quien nos proponga una solución a nuestros problemas se crea lo que está haciendo. Y esto puede que sea así en parte, por no ser conocimiento científico.
Una persona por ejemplo que echa las cartas, poca gente le va a decir abiertamente que se equivoca. Y los que lo dicen, se puede creer que es porque “tienen manía a estas cosas”. Pero los demás, los que están dispuestos creerlo y van a que les echen las cartas, no suelen decirle al que las echa que se ha equivocado. Reflexionan y esas verdades aplicables a un montón de cosas de su vida les buscan una correspondencia. Buscan una relación entre lo que les acaban de decir (recordemos barnum), y algo que encaje de lo que hay en su vida. Siempre es fácil encontrar algo. Y si no lo encuentran, bueno…un fallo lo tiene cualquiera. Pero la mayoría de las afirmaciones seguro que encuentran algo con lo que poder relacionarlo. Y como la persona que echa las cartas dé con algo clave, puede que el cliente se emocione. Al final la sensación para el que echa las cartas puede ser la de que su método “funciona de verdad” sin que esto sea realmente así.
O sea que tanto cliente como la persona que administra el método no científico pueden ser engañadas y estar jugando a un juego muy peligroso en el que incluso puede haber cosas que perder. La ciencia también se equivoca, pero a través del experimento se consigue un conocimiento más objetivo y se pueden evitar muchas de estas historias para no dormir.


Magia e ilusionismo, ¿Cómo se relaciona con la psicología?
¿Cómo nos afectan las consecuencias de nuestros actos?

8 comentarios:

Germánico dijo...

Lo importante es la inconcreción. Cuanto menos concreto sea el vaticinio mejor. Ese es el método que se ha usado desde el principio de los tiempos. La pitonisa del Oráculo de Delfos hablaba un lenjuaje deliberadamente confuso y ambiguo. Es famosa la anecdota del Rey Creso. Fue a consultar si podía ganar la guerra a Ciro. Un río separaba en aquel momento sus Reinos, así que la Pitonisa le dijo: "si cruzáis el río caerá un gran Imperio".

Creso cruzó el río confiando en ganar a Ciro, pero el Imperio que cayó fue el suyo.

La ciencia, como procura desterrar toda ambiguedad, limita su campo de actuación, pero al menos logra resultados mensurables y fiables.

Héctor dijo...

Sí, es cierto. Se valen de predicciones ambiguas para que puedan encajar con muchas cosas.
En este caso vale para cualquiera de los dos resultados :)
Gracias por tu comentario. Saludos Germánico

Héctor dijo...

Por ciero, otra cosa que suelen hacer es hacer preguntas de tal forma que no parecen preguntas, sino afirmaciones.

Germánico dijo...

Ponen un musicalidad ligeramente interrogadora a una frase, dejándola a medio camino de la afirmación y la pregunta. Al hacerlo esperan hábilmente a que su interlocutor confirme o desmienta lo dicho. En el segundo caso se echarán para atrás y plantearán la situación como si hubiera sido un interrogatorio. En el primero tirarán pa’lante con seguridad, apoyándose en la aprobación del incauto para decir que ya lo sabía, que lo habían intuido o percibido con sus poderes extrasensoriales.

Wis_Alien dijo...

Interesante entrada!! No conocía lo del efecto Barnum, pero yo creo que los "aciertos" del horóscopo también son debidos a la estadística. De entre todas las cosas que dicen todos los días del año es muy probable que alguna de ellas sea correcta. Si vemos un día el horóscopo y resulta que se cumple lo que ponía, te creerás que todo es cierto, cuando por supuesto no lo es.

Ya hablé un día en mi blog sobre la astrología y aunque planté un buen testamento me quedé muy agusto. xDD Lo encontraréis aquí en mi blog.

Saludos

Héctor dijo...

Sí, a veces se basan tb en la estadística, mediante el uso de cosas que pensamos que no son probables y realmente sí que lo son.

DarkSapiens dijo...

Muy buena entrada, Héctor.

Y aunque ya había visto la mayoría de los vídeos, no tienen desperdicio. De modo que los he vuelto a ver :P

Saludos!

Héctor dijo...

Gracias darksapiens :)