miércoles, 7 de noviembre de 2007

El observador

Hace poco nos contaba Fernando en psicoteca cómo estamos preparados para ver caras en seguida.
La cosa no acaba con las caras. Lo cierto es que lo que se perciba tiene mucho que ver con el observador. Nuestro cerebro se encarga de procesar la información que recibe de los receptores y darles un sentido. Esto quiere decir que aquello de lo que somos conscientes es una construcción que pretende representar la realidad, sin ser ella misma.
Nuestra percepción se ve influida por el procesamiento que hacemos, debido en parte a nuestra experiencia previa.
Esto queda patente en algunas ilusiones vistas por aquí, como la de la ambulancia. O esta casa que se parece bastante a las que nos quieren endosar a los jóvenes :).
Pero sin duda una ilusión que merece la pena ver es esta que me he encontrado. Esta bailarina giratoria, no gira hacia ninguna dirección concreta. La dirección hacia la que gira depende del observador. De cómo procesa nuestro cerebro la información.
Cuesta cambiar la forma de verla, pero siguiendo las instrucciones que aparecen en este blog podemos verla girar hacia un sentido u otro dependiendo de “nosotros mismos”.
Al principio, la veremos girar en un sentido o en otro. Dicho sentido nos costará cambiarlo, sin embargo podemos lograrlo. ¿Cómo? Aprovechando los momentos de ambigüedad de la figura durante el giro. ¡Suerte y paciencia!


¿Nos comunicamos a través de gestos?
Magia e ilusionismo, ¿Cómo se relaciona con la psicología?

2 comentarios:

Wis_Alien dijo...

Conseguí dominarlo!!! xDD Mola mucho que puedas elegir que gire hacia un lado o hacia el otro!! :P :P

Héctor dijo...

Jajaja, ya. A mi me ha costado un buen rato hasta que he sido capaz de verla cambiar...