miércoles, 1 de febrero de 2012

Autoayuda para la depresión

Es frecuente que las personas que no se encuentran bien acudan a sus librerías en busca de libros de autoayuda. Lamentablemente la mayoría del material que se encuentra bajo este nombre no suele ser de gran calidad. Hay sin embargo excepciones, y lo es este libro…

“Sentirse Bien” de David Burns, de la editorial Paidós.

Es una obra del género, que sirve para ayudar a que la gente supere la depresión por sí misma, mediante el uso de dicho manual. Es un libro de bastante calidad en su contenido y del que además existen evidencias de que aporta una mejoría que se mantiene a largo plazo en aquellas personas con depresión leve, casos más graves precisan la ayuda de un profesional. Sin embargo es una buena opción para todos aquellos que sin tener un problema grave, tienen cierto grado de depresión y que por costes o por otras circunstancias personales no están dispuestos a iniciar una terapia. El mismo manual ayuda a autoevaluarse a uno mismo de forma bastante precisa, lo que ayuda al usuario a distinguir si el libro puede serle de utilidad y si se encuentra realmente deprimido o no, y de estarlo con qué gravedad.

Siempre hay que tener en cuenta que lo que a veces parece ser una depresión, puede esconder en realidad un problema médico, con lo cual siempre hay que asegurarse de que no existan otras patologías de diferente naturaleza. Además es recomendable que no existan otros trastornos asociados.

A quien le interese, puede acercarse a su biblioteca y tomarlo prestado para autoevaluarse y decidir así si le puede ser de utilidad.

Una nota necesaria: aunque el libro es de utilidad, hay que tener en cuenta que es de hace unos 30 años, con lo cual los datos que se comentan en el mismo sobre investigaciones o sobre los posibles remedios para la depresión están desactualizados. Por ejemplo, al inicio del libro habla de la terapia cognitiva como un método novedoso que todavía no ha sido muy investigado. En la actualidad, 30 años después, es un tratamiento bien establecido. O por ejemplo cuando menciona los fármacos que se emplean para la depresión, no menciona la famosa fluoxetina (Prozac) que se comercializó 7 años después de la edición del libro.

¿Por qué no se cae la torre de Pisa?
Adivino tu pensamiento