viernes, 1 de julio de 2011

Cuida tu piel, protégete bien frente al sol

Nota: artículo ya publicado en Mondo Medico.

En verano todos queremos estar morenitos, tener un color “lozano”. Bueno, algunas personas quieren estar torradas verano e invierno. Leo en Dermatología y más cosas que “broncearse es lo que hace nuestra piel para defenderse de las radiaciones ultravioletas. Muchas personas viven empeñadas en adquirir un tono de piel que no es natural en ellos y recurren a trucos basados en falsas creencias.“

Antes de meternos en harina hablando de protección frente al sol, recordemos la clasificación basándonos en fototipos:

Fototipo I Personas de piel muy pálida, generalmente pelirrojos, con una piel que apenas se broncea, se quema con facilidad.
Fototipo II Personas de piel blanca, sensible y delicada, en general de cabellos rubios o claros. Al igual que las de fototipo I, apenas se broncean.
Fototipo III Personas con cabellos castaños y pieles intermedias, que enrojecen primero y se broncean después de su exposición al sol.
Fototipo IV Pertenece a las personas de cabellos morenos o negros, de pieles oscuras que se broncean con rapidez al exponerse al sol directo.

Fototipo V. Personas de pelo y piel muy oscuros, que raramente se queman.

Fototipo VI. Personas de raza negra

La melanina es un maravilloso pigmento que nos protege frente a las radiaciones ultravioletas. Según leo en el blog de Maria José Alonso (el que he enlazado), esa melanina se fabrica para proteger a las células de la piel y su ADN, evitando a toda costa su daño. Esa melanina es fabricada por unas células llamadas melanocitos, que se encuentran dispersas en la piel y al recibir los primeros rayos de sol sueltan toda la melanina preformada, como primer escudo defensor. Posteriormente fabrican más melanina, dando lugar al bronceado retardado, que dura unos 10-14 días.

Con toda esta información ante vosotros os preguntaréis cómo protegeros bien frente al sol, evitar las quemaduras y ser racionales bronceándoos. Pues bien, es necesario evitar las horas centrales del día, desde las 12 hasta las 4, para tomar el sol; es buena idea usar gorras y sombreros para proteger la cara, hidratarse bien, ponerse bajo la sombrilla cuando el sol aprieta y elegir bien la crema fotoprotectora.

Recientemente la FDA ha anunciado una nueva normativa para el etiquetado de las cremas solares. Por ejemplo, se prohíbe los términos pantalla total y waterproof por no ser del todo cierto, además de no considerar protectores frente al cáncer de piel a las cremas con factores de 2 a 14.

Además de usar la crema fotoprotectora adecuada según nuestro fototipo, es necesario saber aplicársela bien. Es preciso echarse la crema 20-30 minutos antes de exponerse al sol, no recién llegados a la playa o la piscina; hay que reaplicarse la crema al salir del agua y frotarnos con la toalla, y cada dos horas si seguimos al sol. Debemos echarnos crema generosamente, ya que las pruebas de laboratorio realizadas para calcular el índice de protección que ofrecen se realizan usando una cierta cantidad y si echamos menos, no alcanzamos el índice deseado. Además de todo esto, no olvidéis echaros crema aunque el día esté nublado, las nubes no son un escudo antibalas frente a los rayos ultravioletas.

Disfrutad el verano y proteged vuestra piel :)

Pseudopsicología en los informativos de la sexta
Homeopatía explicada en 14 minutos

1 comentario:

RMC dijo...

Buenos consejos, los probaré. La verdad es que es muy importante protegerse del sol tanto en la playa como en la piscina.